Facebook CNT Pto.Real

jueves, 15 de marzo de 2012

EL BATALLON DE LA MUERTE

La mañana del 14 de marzo de 1937 se presentó en el pueblo de Barcelona (Cataluña) con un gran desfile el llamado «Batallón de la Muerte». Esta «fuerza de asalto y de choque» formó en la Avenida del Catorce de Abril, de donde salió desfilando en formación militar en dirección al Paseo de Pi y Margall, para continuar después por las Ramblas hasta la calle de Fivaller; al llegar a la Plaza de la República, formó ante el Palau de la Generalitat, donde esperaban el presidente del gobierno catalán Lluís Companys, el primer consejero Josep Terradellas, el consejero de Economía Diego Abad de Santillán y otras personalidades. Desfilaron la sección motorista, los bateadores, los abanderados, las bandas de cornetes y de tambores, las compañías de la unidad y, para acabar, la sección sanitaria del batallón y un grupo de comisarios enarbolando su bandera propia. Traían las señeras de la República española, con las iniciales UHP («Uníos Hermanos Proletarios»), y la negra, insignia propia. Fue acompañado por la banda de música del Partido Federal Ibérico (PFI). El presidente de la Generalitat dirigió la prometida de los nuevos combatientes: «Prometed luchar hasta vencer o morir, a luchar y vencer el enemigo hasta el sacrificio de vuestras vidas si hace falta? Prometed proseguir en la lucha hasta chafar el fascismo y dar la máxima gloria y el mayor honor a vuestra bandera?», que contestaron con un unánime «Sí!» con los machetes al aire.
 El batallón desfiló por la Plaza de la República, después recorrió la Vía Durruti y Ronda Salvochea hasta la Plaza de Cataluña, donde hizo acto de presencia en la inauguración del monumento al Heroico Soldado del Pueblo, junto con la columna formada por el Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC), otras representaciones de cuerpos militarizados del Ejército Popular, de la Escuela de Comisarios Políticos, etc.

 El «Batallón de la Muerte» fue la columna anarquista de carácter internacional más conocida y estaba formada por unos 600 miembros, sobre todo por italianos exiliados en Francia. Este desfile de presentación causó una fuerte impresión en la ciudadanía debido a sus uniformes y ademán de apariencia casi fascista, aunque eran una copia más o menos exitosa de los «Arditi del Popolo», los pelotones antifascistas italianos. Este batallón fue equipado y financiado por la Generalitat de Cataluña a instancia de Diego Abad de Santillán y fue entrenado en una masía de Sant Adrià de Besòs y en el castillo de Can Taió de Santa Perpètua de Mogoda, cerca de Barcelona, bajo el mando de Cándido Testa (Mario Weber) y de Emilio Strafelini y el asesoramiento de destacados militantes antifascistas (Nicola Menna, Fausto Nitti, Camillo Berneri, etc.). Lucharon al frente de Aragón y en las batallas de Almudévar y de Montalban fueron derrotados. Durante el asalto de la ermita de Santa Quiteria, cerca de Tardienta, fueron anihilats. El octubre de 1937, con la militarización de las milicias, fue disuelto y sus efectivos fueron encuadrados en la 142 Brigada Mixta, en la 32 División, en el «Batallón Garibaldi» y en otras unidades del Ejército Popular republicano.

Batallón de la Muerte