Facebook CNT Pto.Real

martes, 20 de marzo de 2012

Merkel pone a trabajar a los prejubilados

Merkel quiere que los prejubilados alemanes sigan siendo productivos y para ello prepara una reforma legal que incentive a los pensionistas a seguir trabajando.
Además de cobrar su pensión, los trabajadores prejubilados podían hasta ahora seguir realizando trabajos parciales hasta cobrar un máximo de 400 euros al mes, que se sumaban la cobro de su pensión de jubilación, pero la ministra alemana de Trabajo, Ursula von der Leyen, considera que la economía alemana necesita a una generación de trabajadores que podrían seguir aportando su gran experiencia y eliminará ese tope para hacer más atractiva la decisión de seguir trabajando en la fase final de la vida laboral.
El nuevo límite, según una información de Süddetusche Zeitung, será el nivel máximo salarial alcanzado durante los últimos 15 años cotizados, bastante por encima de los topes que se habían barajado hasta ahora en los debates internos del partido político de Merkel, la Unión Cristianodemócrata CDU. Esta reforma afectaría a trabajadores que tengan como mínimo 63 años y 35 años cotizados.
La patronal alemana aboga por la eliminación total de este tope rígido, pero la ministra von der Leyen ha optado por este modelo mixto, que se suma a la reforma ya realizada anteriormente para aplazar la edad de jubilación hasta los 67 años. Von der Leyen espera que esta modificación de los topes de ingresos adicionales a la pensión de jubilación afectará en 2030 a 1,4 millones de pensionistas alemanes y será un importante elemento de lucha contra la pobreza en la tercera edad.
Merkel desearía que reformas como esta se llevasen a cabo también en otros países de la UE. En el mes de mayo de 2011, la canciller alemana ya propuso la unificación de la edad de jubilación y los periodos vacacionales en Europa y la propuesta fue frontalmente rechazada por el entonces secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, que descartó la «idea» de Merkel, por suponer esta a fin de cuentas el principio del fin de las prejubilaciones.
Alemania, sin embargo, considera que la inversión de la pirámide demográfica no permite contemplaciones y se apresura a reformar su sistema de pensiones y a luchar contra las prejubilaciones, en aras de la productividad. El 47,5% de las personas que se jubilaron el año pasado, lo hicieron antes de la edad legal de jubilación que actualmente es de 65 años, aunque, de forma gradual con la reforma, se elevará a los 67 años partir del año 2029, a razón de un mes cada año. Así, la edad legal de jubilación en 2012 es de 65 años y un mes. Jubilarse antes de la edad legal supuso para los jubilados alemanes una reducción media de la cuantía de la pensión de 113 euros. En ese país deben cotizarse 45 años para recibir el 100% de la prestación. La pensión media de jubilación habiendo cotizado 45 años es de 1.236 euros al mes y estos ingresos podrían verse incluso doblados en caso de que un prejubilado decidiese seguir trabajando, de acuerdo con la reforma en la que trabaja ahora von der Leyen. En Alemania hay actualmente alrededor de 20 millones de jubilados y 50 millones de personas en edad activa (de entre 20 y 64 años). En 2029 se alcanzarán los 23 millones de jubilados y se reducirá a 45 millones la población activa.