Facebook CNT Pto.Real

viernes, 31 de enero de 2014

34 ANIVERSARIO DEL ASESINATO DE YOLANDA GONZALEZ


34 Aniversario del asesinato de Yolanda González

Tenía solo 19 años y toda la vida por delante cuando, el 1 de febrero de 1980, miembros del partido de extrema derecha Fuerza Nueva asesinaron a Yolanda Gonzalez Martín, estudiante y militante socialista-revolucionaria. Ahora, cuando se cumplen treinta y cuatro años del crimen cometido en plena transición democrática, el 3 de febrero de 2014 se va a celebrar un homenaje a la luchadora antifascista, en el Ateneo de Madrid, con la proyección del documental “Yolanda en el país de los estudiantes”, dirigido por Isabel Rodríguez y Lander Castro. Como escribe un militante libertario, comentando el aniversario “ésta es una  oportunidad más para no olvidar nuestro pasado histórico más reciente y una oportunidad para recordar que con legislaciones similares a la que quieren ‘regresarnos’ afloran comportamientos y situaciones” como la que acabó con la vida de Yolanda González. Nada extraño, por otra parte, cuando además estamos asistiendo en distintos países de Europa a un crecimiento preocupante de la derecha más extrema, recalcitrante, fundamentalista y asesina (el caso de Grecia o Alemania contra los inmigrantes).

Yolanda González Martín era la representante del Centro de Formación Profesional de Vallecas (Madrid) en la Coordinadora de Estudiantes de Enseñanza Media. Se había trasladado a la capital de España un año antes para iniciar estudios de electrónica en dicho Instituto. Compaginaba sus tareas formativas, militancia política y estudiantil con eventuales trabajos como empleada del hogar para tener autonomía financiera respecto a su familia, que era de carácter obrera. Era militante del trotskista Partido Socialista de los Trabajadores,1 un pequeño grupo político que no era aún legal, que provenía de una escisión de la Liga Comunista Revolucionaria en el otoño de 1979 denominada “Fracción Bolchevique“. A los 16 años se afilió a las Juventudes Socialistas de España dentro de la corriente izquierda socialista en su Bilbao natal, para evolucionar, posteriormente hacia el trotskismo.

Yolanda González Martín fue secuestrada a última hora de la tarde del día 1 de febrero de 1980 en su domicilio, en la calle Tembleque (Barrio de Aluche) de Madrid, cuando se hallaba sola en el “piso de estudiantes” que compartía con su novio y otra compañera del PST, al que los secuestradores irrumpieron engañando a Yolanda enseñando carnés falsos policías.

Al regresar a medianoche, su novio encontró todo ordenado y las luces encendidas, pero no estaba ni Yolanda ni la otra compañera. Pensó que estarían en alguna reunión tardía. Al despertarse en la mañana del día 2 de febrero notó, extrañado, que el bolso, cartera y DNI de Yolanda estaban en la mesa del salón, preocupado por si hubiera sido detenida hizo varias gestiones telefónicas en instancias policiales y judiciales de Madrid para averiguar su paradero, sin resultado. En la misma mañana al regresar la compañera de piso y de partido, con dos amigos, se encontró en el piso con policías de paisano registrando la vivienda. Fueron llevados a la Dirección General de Seguridad donde fueron interrogados sobre sus actividades políticas y su posible relación con ETA. El novio, por la tarde, al acudir a la sede del partido le informaron sobre el fatal destino de Yolanda. Al parecer,  los secuestradores se presentaron el día 1 por la mañana en la vivienda y al no encontrar a nadie decidieron volver por la tarde-noche.

Yolanda González Martín fue asesinada por los miembros de Fuerza Nueva Emilio Hellín Moro e Ignacio Abad Velázquez, que contaron con la colaboración de varios sujetos más (José Ricardo Prieto, Félix Pérez Ajero, Juan Carlos Rodas Crespo y David Martínez). Juan Carlos Rodas Crespo (que era agente de la Policía Nacional anteriormente Policía Armada, posteriormente denominado Cuerpo Nacional de Policía, CNP ), participó en la vigilancia del exterior de la vivienda junto a otros cómplices, mientras Emilio Hellín Moro e Ignacio Abad Velázquez subían para secuestrarla. Al enterarse de su muerte al día siguiente, por la prensa, Juan Carlos Rodas Crespo sorprendido, y arrepentido por el resultado final de lo que creía era un simple interrogatorio, denunció los hechos ante sus superiores policiales de Getafe, lo que aceleró las investigaciones y la resolución del caso.

Emilio Hellín Moro e Ignacio Abad Velázquez tras engañar a Yolanda exhibiendo enseñas policiales falsas, reducirla, y registrar de forma rápida las habitaciones (temerosos de que los otros inquilinos de la vivienda ingresaran de forma sorpresiva), la secuestraron y fue llevada en el automóvil de Emilio Hellín Moro por ambos, siendo maltratada e interrogada por el camino, hasta el lugar de su asesinato, donde una vez bajada del vehículo fue disparada, con una pistola P-38 Walther, calibre 9 milímetros Parabellum por Emilio Hellín Moro dos veces a unos 70-80 centímetros en la cabeza (región temporal derecha, con sendos orificios de salida en la región occipital izquierda), y rematada por Ignacio Abad Velázquez con otro disparo (cara externa del antebrazo derecho, con orificio de entrada y salida que posteriormente produjo contusión erosiva en la mama izquierda) con una pistola Star calibre 9 milímetros Parabellum, estando aún con vida, según relata la sentencia condenatoria. El cadáver de Yolanda fue encontrado por dos trabajadores en torno a las 9 de la mañana del día 2 de febrero de 1980 en un camino cercano al kilómetro 3 de la carretera que une Alcorcón con San Martín de Valdeiglesias(Madrid).

En el momento del hallazgo del cadáver, Yolanda vestía debajo de su jersey una camiseta blanca con el escudo de las siete provincias vascas y una medalla con el lauburu, lo que llevó a la policía a determinar que el crimen tenía connotaciones políticas.

Los autores del asesinato lo justificaron diciendo que Yolanda pertenecía a un comando de ETA, en Madrid y como venganza por el asesinato a primera hora de la mañana del día 1 de febrero de 1980 de 6 Guardias Civiles en  Ispáster en un atentado de ETA. Unas acusaciones absurdas e imposibles ya que el PST al que pertenecía Yolanda González Martín no formaba parte de la izquierda abertzale y sus postulados no eran nacionalistas sino internacionalistas y rechazaba explícitamente la violencia de ETA.

El asesinato fue reivindicado por Emilio Hellín mediante un télex enviado a la agencia EFE, firmado por el denominado “Grupo 41″ del Batallón Vasco Español con estas palabras:“El Batallón Vasco Español, grupo operativo-militar, reivindica el arresto, secuestro y ejecución de Yolanda González Martín, natural de Deusto, integrante del comando de ETA, rama estudiantil-IASI-, del que también forman parte otras dos personas con domicilio en Madrid y que utilizan como tapadera y acción de masas a grupos políticos de ideología trotskista y maoísta, donde se amparan sus actividades.

Por una España grande, libre y única.

 ¡Arriba España!”.

La Audiencia Nacional procesó (1980), juzgó, sentenció y condenó (1982) por dicho acto criminal a: Emilio Hellín Moro, Ignacio Abad Velázquez, José Ricardo Prieto, Félix Pérez Ajero, Juan Carlos Rodas, y David Martínez Loza, a diversas penas según su implicación penal, bajo el Código Penal vigente en su momento, en los hechos enjuiciados:

•Emilio Hellín Moro (algo más de 43 años de condena), asesinato, allanamiento de morada, detención ilegal, depósito de armas de guerra, armas de defensa, municiones, tenencia de explosivos, falsificación de DNI, uso público de nombre supuesto.

•Ignacio Abad Velázquez (algo más de 28 años de condena), asesinato, allanamiento de morada, detención ilegal, tenencia ilícita de armas.

•Félix Pérez Ajero (algo más de 6 años de condena), allanamiento de morada, detención ilegal, tenencia ilícita de armas.

•José Ricardo Prieto (algo más de 6 años de condena), allanamiento de morada, detención ilegal, tenencia de explosivos.

•David Martínez Loza (algo más de 6 años de condena), inducción de allanamiento de morada, detención ilegal. Era en el momento de la comisión del delito Jefe Nacional de Seguridad de Fuerza Nueva.

•Juan Carlos Rodas (3 meses de condena), allanamiento de morada, detención ilegal. La levedad de la condena se debe a su colaboración con la justicia.

El Tribunal, sin embargo, no quiso condenarles por asociación ilícita o banda armada, aduciendo que para ello  se necesitaban requisitos tales como mayor número de integrantes, jerarquía orgánica, y otros. Las penas impuestas fueron superiores a las que pedía el Ministerio Fiscal y las acusaciones particulares. Las condenas fueron impuestas por la sala 1 de lo Penal de la Audiencia Nacional.

En 2013 se divulgó que Emilio Hellín habría estado trabajando para los Cuerpos y Fuerzas Generales de la Seguridad y del Estado en técnicas de espionaje y rastreo informático con los diversos gobiernos de la democracia. Según manifestó después el interesado, no se trataba Emilio Hellín, fallecido en 2008, sino Luis Enrique Hellín, su hermano. Sin embargo, en 1996 habría cambiado su nombre como refleja el acta de nacimiento. El Ministerio del Interior confirma la contratación de sus servicios para instruir a los policías en diferentes cursos desde 2006 a 2011. El diario Público (fuente Europa Press) informó de que cuatro agentes de la sección de Nuevas Tecnologías de la Policía Científica de la Ertzaintza asistieron a un curso impartido por dicha empresa en Madrid en el año 2008. Para Asier González, hermano de Yolanda, Emilio Hellín daba cursos a policías por la pervivencia del franquismo en las instituciones españolas. En junio de 2013, pasados tres meses después de conocerse la noticia la respuesta del Ministerio del Interior seguía siendo el silencio.

LA CNT DE FRAGA SE SOLIDARIZA CON LOS TRABAJADORES DE MERCADONA


La CNT de Fraga, se solidariza con las trabajadoras de Mercadona que han presentado denuncia por acoso laboral contra la empresa.

A tod@s l@s trabajadores/as

A toda la ciudadanía.

Ante las denuncias por acoso a la empresa Mercadona en Fraga: comunicado de solidaridad con las trabajadoras.

Desde hace años, la CNT mantiene diferentes conflictos laborales con la empresa Mercadona, siendo el común denominador el acoso laboral. La “cadena” de supermercados que presume de “excelencia” y  “de confianza” acumula una interminable lista de demandas por acoso y mobbing en diferentes ciudades y localidades de todo el estado. A esta lista hay que añadir los despidos improcedentes durante bajas por depresión y otros como consecuencia de represión sindical.

Desde CNT denunciamos que estas “prácticas” son demasiado habituales para ser casuales, son propias de regímenes esclavistas y parece que responden más bien a una “estrategia” empresarial.

Si no es así y estamos equivocados, lo mejor que podría hacer la dirección de la empresa es reconocer que sus responsables intermedios han desempeñado su trabajo con demasiado celo o se han excedido en el desarrollo de sus funciones.

Ahora estas “prácticas” por lo visto también han llegado al supermercado de Fraga y han salido a la luz pública, no porque la CNT las haya denunciado esta vez, sino porque una trabajadora que las ha sufrido ha dicho BASTA y se ha decidido a denunciarlo ante la justicia.  Además, dos excompañeras de trabajo de la misma tienda se han unido a la demanda.

Sirva esta breve nota para mostrar públicamente todo nuestro apoyo y solidaridad con estas trabajadoras: Elisabeth, Patricia y Belén. Que sirva también para denunciar los abusos laborales cometidos una vez más por el supermercado “de confianza” MERCADONA.

Si eres trabajador/a de esta empresa, infórmate de tus derechos y organízate.

Si eres consumid@r habitual del supermercado Mercadona, infórmate de cómo trata esta empresa a l@s trabajadores/as y piénsatelo antes de consumir sus productos.

CNT Federación Local de Fraga.

Fraga 30 enero 2014

LAS MONJAS ME DECIAN: ALGO HABRIA HECHO TU PADRE


“Las monjas me decían: ‘Algo habría hecho tu padre”

 Dos de la mañana del 15 de agosto de 1936. Un grupo de falangistas aporrea la puerta de una casa en Larraga (Navarra). “¡O abres o la tiramos abajo!”, gritan. Paulina Yoldi, esposa de Vicente Lamberto y madre de Maravillas (14 años), Pilar (10) y Josefina (7), abre. Los falangistas suben hasta el dormitorio y ordenan a Vicente que se vista y les acompañe. “Maravillas pidió ir con él. Y ya no les volvimos a ver”, relata Josefina. A la mañana siguiente, cuando fueron a llevarles el desayuno al Ayuntamiento, cuyo sótano se usaba entonces como cárcel, los falangistas les dijeron que ya no estaban allí. Y los vecinos —el consistorio estaba rodeado de casas, ventanas y ojos que lo vieron todo—, que los habían metido en un camión a primera hora y que Maravillas lloraba sin parar, con la ropa destrozada. “Al llegar al Ayuntamiento, a mi padre lo habían mandado al calabozo, pero a mi hermana la habían subido a la secretaría. Y allí la violaron”.

Josefina, que en marzo cumple 85 años, se levantó ayer a las cinco de la mañana para tomar un tren de Pamplona a Madrid y entregar en el consulado argentino un escrito con la historia de ese crimen atroz. Quiere que se incorpore a la única causa abierta en el mundo contra los crímenes del franquismo, la de Buenos Aires.

“A mi hermana la encontraron muerta, desnuda en un descampado, unos campesinos. Los perros la habían mordido y los campesinos le echaron gasolina y la quemaron. Varios de ellos me ayudaron años después a conseguir su certificado de defunción gracias a que contaron lo que habían visto en un juzgado de Estella”, recuerda. “A mi padre sí lo enterraron, pero por más que buscamos la fosa en el sitio que nos dijo un testigo, no dimos con ella”.

 Su hermana tenía 14 años. La violaron en el Ayuntamiento antes de matarla

 Josefina piensa en su último momento de felicidad. Fue hace casi 80 años. “Mi padre volvía del campo y yo salía a buscarle al camino. Me cogía de las manos y me subía a la yegua, que también nos quitaron tras matarle”.

La vida entera se torció para Josefina y su familia a partir del 16 de agosto de 1936. “Mi madre se puso a servir en la casa de un militar que no quería niños, así que a mi hermana y a mí nos dejó con otra familia que tenía una chica con síndrome de Down, a la que cuidábamos. A mi madre solo la veíamos los domingos”. Entonces no sabían dónde habían ido a parar. “Años después, vecinos del pueblo nos dijeron que uno de los hijos de aquella familia había violado a Maravillas”.

Paulina decidió probar suerte en Pamplona, donde ganaba unas pesetas cosiendo sacos de cemento. “Dormíamos las tres en un cuarto. Yo en los pies de la cama, y mi madre y mi hermana Pilar en la cabecera. Cuando no teníamos dinero, dormíamos en las escaleras. Para comer íbamos a un comedor social. Nos hacían cantar el Cara al sol antes de darnos la comida”.

 Mi madre culpaba a la Iglesia. No me perdonó que me hiciera monja

 Un día, el Ayuntamiento les reclamó pagos atrasados de la contribución de la casa de Larraga. “Mi madre y yo fuimos en tren de Pamplona a Tafalla y andando hasta Larraga, a 19 kilómetros. Lo recuerdo como si fuera hoy. Cada poco yo, que tenía 8 años, le preguntaba a mi madre cuánto faltaba. Ella decía: ‘¿Ves aquella lucecita? Allí’. Pero pasamos una lucecita y otra y otra y nunca llegábamos. Caminamos toda la madrugada. Cuando llegamos, nos encontramos un baúl con nuestras cosas en la calle. Lo habían sacado todo de la casa”.

Con 21 años, Josefina tomó una decisión de la que sigue arrepintiéndose. “Me hice monja porque quería trabajar con niños, que ninguno sufriera lo que yo. Mi madre nunca lo entendió. Ella culpaba a la Iglesia de la muerte de mi padre y mi hermana porque en el pueblo decían que habían sido los curas los que habían hecho una lista de rojos. A mi padre lo mataron porque era de UGT y por no ir a misa. Y a mi hermana porque quiso ir con él”.

Pilar llamó a Josefina cuando Paulina enfermó. Su madre quería despedirse, hacer las paces. “Pero las monjas me habían mandado a Pakistán y no llegué a tiempo. Me hubiera gustado pedirle perdón y decirle que tenía razón, porque las monjas me hicieron sufrir muchísimo. Me tenían de esclava, siempre fregando. Fueron crueles conmigo. Cuando a finales de los setenta empezaron las primeras exhumaciones y yo salía todos los días, haciendo autostop a buscar la fosa de mi padre, me lo prohibieron. ‘Algo habría hecho tu padre’, me dijeron”.

Josefina pasó 46 años en aquella orden. Hace 16 dejó de ser monja. “Ahora ya no voy a misa, no creo en nada. He llorado mucho, he sufrido mucho, pero aquí estoy”, relata esta mujer valiente que confiesa que hizo su primer amigo hace cinco años, cuando la invitaron a formar parte de la Asociación de Familiares de Fusilados y Desaparecidos en Navarra.

La querella argentina sigue creciendo

Natalia Junquera

La querella interpuesta en Argentina contra los crímenes del franquismo sigue creciendo. Este miércoles, además de Josefina Lambarte, también acudieron al consulado argentino en Madrid otras víctimas que quieren incorporarse a la causa abierta en Buenos Aires.

Aurea Jaso, hija de Aurelio, socialista, desaparecido en el frente de Madrid el 17 de noviembre de 1936, entregó documentación sobre su padre.

Jaime Esparza, sobrino de Luis Gregorio Esparza y Vitorio Esparza, militantes de la CNT, informó de que ambos desaparecieron el mismo 18 de julio de 1936.

Ángel Urío aportó el caso de su abuelo, Cecilio, miembro de UGT fusilado el 31 de julio de 1936 y arrojado a no sabe qué cuneta.

Ricardo Mula Roca llevó hasta el consulado argentino la historia de su padre, Francisco, funcionario del Gobierno de Navarra y militante de izquierda republicana. Le asesinaron en julio de 1937. Tampoco sabe dónde enterraron su cuerpo.

Julio Fernández incorpora a la querella el fusilamiento de su padre, Juan,  maestro de Lodosa, en noviembre de 1936.

Goyo San Pedro quiere que no se olvide la historia de su padre, José, fusilado en Castellón y teniente del ejército republicano.Tampoco sabe dónde le enterraron.

Olga Alcega quiere hacer justicia por su abuelo Antonio, un cartero integrante de Izquierda Republicana que fue asesinado en septiembre de 1936.

Arcadio Ibáñez llevó al consulado argentino en Madrid hasta cinco nombres: el de su padre, Arcadio, fusilado en marzo de 1937, y el de otros cuatro sobrinos también asesinados. No sabe dónde están enterrados ninguno de ellos.

Koldo Pla y Joseba Eceolaza aportaron un informe sobre el fuerte de San Cristóbal, una cárcel franquista ubicada en el monte navarro de Ezkaba en la que un intento de fuga se saldó con 207 muertos en mayo de 1938.

Además, este viernes, también se presentarán en el consulado argentino dos denuncias por robo de bebés para que se incorporen a la causa abierta en Buenos Aires. Una corresponde a María Begoña García Bernal, cuyos hermanos gemelos nacieron en la Clínica San Ramón de Madrid en 1962. Y otra a Antonio Iniesta Coria, que busca a su hermana, desaparecida al poco de nacer en el hospital Sanjurjo de Valencia en 1957.

PEPITA GRAU FERRER - DE MUJERES LIBRES


Pepita Grau Ferrer – de Mujeres Libres

El 30 de enero de 1997 muere en Barcelona (España) la militante anarcosindicalista y anarcofeminista Josepa Grau y Ferrer (Pepita Grado). Había nacido el 15 de febrero de 1916 en Barcelona (Cataluña). Como militante de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y de la Agrupación "Mujeres Libres», organizó durante la Revolución española los grupos de mujeres en Aragón. También participó activamente en la Maternidad de Barcelona, junto a Félix Carrasquer y de Aurea Cuadrado. 1937 colaboró ​​en Cultura y Acción. A raíz de la Retirada, se exilió en Francia. En 1960 volvió a la Península y luchó por conseguir derechos para las viudas de guerra y para los militantes y milicianos mutilados al servicio de la II República española. Viuda de José Matas, Pepita Grau Ferrer murió el 30 de enero de 1997 en Barcelona (España) y fue enterrada al día siguiente en el cementerio de Collserola.

jueves, 30 de enero de 2014

JORGE CABALLERO SANCHEZ - ANARQUISTA ASESINADO EL 28-3-1980 POR EL FASCIO ESPAÑOL


Jorge Caballero Sánchez, anarquista asesinado el 28-3-80 por el fascio español

El 28 de marzo de 1980, frente al cine Azul, en la Gran Vía madrileña, un grupo de extrema derecha apalea y apuñala a Jorge Caballero Sánchez, de 21 años, que muere quince días después. El joven sale del cine con su novia cuando un grupo de ultras se abalanza sobre él. Lleva una insignia con la A dentro de un círculo, el símbolo anarquista. El presunto autor de la muerte es declarado en rebeldía y los otros dos implicados son puestos en libertad provisional a los dos meses, tras depositar sendas fianzas de sólo 25.000 pesetas, que son abonadas por Fuerza Nueva. Según se deduce de los careos efectuados durante la investigación, los participantes en el asesinato de Jorge Caballero son diez miembros de Fuerza Joven. La policía sólo consigue detener a nueve de ellos. El décimo y presunto autor del asesinato, José Antonio Llobregat Ferré, se encuentra, desde el momento de iniciarse la investigación, en paradero desconocido. En unas declaraciones efectuadas a la revista Cambio 16, otro de los integrantes del comando criminal, Juan Miguel Gómez González, alias “Masa”, sostiene que la fuga de Llobregat, alias “el Loco”, ha sido organizada por Ricardo Alba, subjefe nacional de Fuerza Nueva en esas fechas.

Así informaba El País por esas fechas acerca de las detenciones llevadas a cabo:

Dos de las ocho personas presuntamente implicadas en la muerte de Jorge Caballero, registrada el pasado día 14 de abril, a consecuencia de las heridas sufridas el día 28 de marzo a la salida de un cine de la Gran Vía, han sido trasladados a la cárcel de Carabanchel. Cuatro de ellos fueron puestos en libertad provisional y los dos restantes internados en el Tribunal Tutelar de Menores, informan a Efe en fuentes solventes.Los dos trasladados a la cárcel de Carabanchel son: José María Vargas Villalba, de diecisiete años, y Juan Miguel Gómez González, de igual edad. Fueron puestos en libertad provisional: Fernando Saliquet de la Torre, Pascual García Porres Sánchez de Anioga, Javier Fernando Mesia Lizama, todos ellos de diecisiete años, y Miguel Angel Mesía Lizama, de dieciocho. Los internados en el Tribunal Tutelar de Menores son: J. R. M., de quince años, y A. P. I., de catorce.

Instruye el sumario el entonces titular del Juzgado número 2 de Instrucción, Luis Lerga, un hombre considerado de talante liberal, que procesa sólo a cinco de los implicados. Cuatro, inicialmente: los citados Llobregat Farre y Gómez González, además de Fernando Saliquet de la Torre y José María Vargas Villalba. Con posterioridad, también incluye a Felipe Queipo Zimmermann, cuya presencia en el lugar del asesinato ha sido ocultada a lo largo de las primeras declaraciones. También están implicados en el asesinato Antonio Pagazartundía Irache, Pascual García Porras y los hermanos Miguel Ángel y Javier Fernando Masía Linaza.

Los problemas comienzan cuando el expediente se traslada a la Sección Primera de la Audiencia Provincial, que dilata enormemente la tramitación del caso y, al final, levanta el procesamiento de Queipo y Saliquet, dos ultraderechistas miembros de familias militares. Esta Sección, presidida en el año 80 por Francisco Alberto Gutiérrez y de la que también forman parte Carlos Díaz Aguado Fernández y Andrés Martínez, tiene fama de “ultra” entre los letrados demócratas. Estos magistrados fijan la fianza para el ejercicio de la acción pública en 3.400.000 pesetas, que deben ser depositadas en el plazo de dos semanas. “Eso fue una muesra evidente del poco interés que tenían para que la acción prosperase”, recuerda la letrada María Angeles López, que encabezó la acusación. “Pudo verse claramente por contraposición con la cantidad que impuso el juez Auger en el caso de los estudiantes muertos por la policía en Embajadores, que fue sólo de mil pesetas”.

Con el levantamiento del procesamiento a Queipo y Saliquet –este último nieto de un almirante franquista- se cargan las responsabilidades del asesinato en el individuo fugado y en los dos elementos con menos respaldo “familiar” del grupo: “El Masa”, una especie de salvaje, entre lúmpen y nazi, que se meterá más tarde en la delincuencia común, y Vargas Villalba, alias “el Jerezano”, hijo de un jornalero andaluz, el débil del grupo, que acaba denunciando al juez las presiones de las que es objeto para cargar él solo con el muerto, por parte de sus compañeros de celda y sus abogados, los hermanos Muñoz Perea. Uno de ellos, Antonio, yerno de Blas Piñar defiende también a los asesinos de Yolanda González. En 2001 conseguimos localizar a Vargas Villalba en un pueblo de Galicia, donde sobrevive a salto de mata, y nos relata su versión de los hechos: “Los policías nos apoyaban, tenían gran simpatía hacia nosotros. Es evidente, porque incluso cuando yo fui detenido, me comentaron que ya nos tenían más que superlocalizados, pero que, claro, al haber sido la cosa tan grave no habían tenido más remedio que actuar, porque los habían presionado. A mí, la Guardia Civil, cuando estaba esposado en la Plaza de Castilla, al enterarse de que yo era de ultraderecha, me han quitado las esposas e incluso me han invitado a vino. Y lo que sí es cierto es que, más de una vez, en nuestras correrías nos ha acompañado algún guardia civil joven. Algunos de ellos venían bastante por la sede de Fuerza Nueva de Mejía Lequerica”, añade. “Y el que estaba siempre allí era Lorenzo Sanz, que luego ha sido presidente del Real Madrid”.

“El auto estaba dirigido y redactado para responsabilizar única y exclusivamente a la persona ausente, como era habitual en casos como este”, señala la letrada Angeles López. “En él no se hablaba de asesinato, sino de homicidio, que es un grado inferior. Y de los careos se deduce que Jorge fue objeto de un ataque colectivo con palos de karate, porras, machetes de monte y otros medios naturales, cuando no esperaba ni sospechaba agresión alguna”. El principal culpable del asesinato sigue sin aparecer. En dos ocasiones, Interpol Austria se comunica con la policía española desde Viena, pidiendo instrucciones porque ha localizado allí a Llobregat. En ambos casos se deja correr el tiempo sin contestar ni avisar a la acusación privada.

Los dos únicos cómplices del asesinato procesados son condenados a pagar una multa de 50.000 pesetas, “por desórdenes públicos”. En el texto de la sentencia, dictada el 5 de junio de 1987, el juez ponente, Carlos Entrena, antiguo miembro del Tribunal de Orden Público franquista, ni siquiera menciona la condición de ultraderechistras de los acusados. Olvida el hecho de que “El Masa” es jefe de centuria de Fuerza Joven y que Llobregat había amenazado con su machete a los transeuntes en varias ocasiones antes de asesinar a Jorge. Otro crimen sin castigo.

Este artículo fue escrito por compañeros cenetistas de Jorge en el 25 aniversario de su muerte:

Era el 28 de Marzo de 1980, sobre las diez de la noche, cuando Jorge C. salía del cine Azul acompañado por su novia, apenas a unos metros de la salida del cine un grupo de jóvenes fascistas de Fuerza Nueva (FN), observaron que el joven Jorge llevaba en la chaqueta una insignia con el anagrama de la CNT (Confederación Nacional del Trabajo). Entonces, fue cuando le señalaron y le abordaron con gritos e insultos, la compañera de Jorge salio corriendo en busca de ayuda…

El grupo de fascistas : José Juan Llobregat, alias el “loco”, armado con un machete; José Maria Vargas Villaba, alias “el jerezano”; y José Miguel Gomez Gonzalez, “el masa”, jefe de centuria de Fuerza Joven, ambos armados con palos, los demás llevaban bates de béisbol y navajas. Todos ellos, habían salido de caza a la Gran Vía de Madrid, en busca de una víctima.

Los fascistas rodearon al joven cenetista de Agromán, y en un estado frenético y de superioridad numérica, pasaron de los insultos a la violencia, le golpearon en la cara, hasta que cayó al suelo, una vez en el suelo comenzaron a patearle los costados y la cabeza. Cuando el compañero intentaba ponerse en pie, José Juan Llobregat empuñó su machete y con la furia del cobarde, hundió su arma en el pecho de su víctima hasta la empuñadura. El machete atravesó el hígado y parte del pulmón derecho.

El compañero Jorge Caballero tardaría en morir 15 días agónicos en el hospital a causa- como explicó el propio forense- de la agresión sufrida.

El asesino Juan Jose Llobregat huyó al extranjero gracias a la ayuda del propio subjefe de Fuerza Nueva, Ricardo Alba, éste le había proporcionado el billete para sacarlo del país, para así evitar la acción de la justicia así como por posibles represalias de las organizaciones tanto anarquistas como de izquierdas.

Finalmente la policía detuvo a algunos de ellos. Junto a “el masa” y “el jerezano”, estaban como agresores y colaboradores del asesinato, los siguientes miembros de FN:Fernando Saliquet de la Torre, Felipe Queipo Zimmerman, Antonio Pagazanturdia Irache, Pascual García Porras y los hermanos Miguel Ángel y Javier Fernando Masia Linaza. Mientras a los dos encausados se les impuso una fianza de 25.000 Pts, ese mismo tribunal exigió 3.400.000 pesetas a los partidos y sindicatos que intentaban ejercer como acusación popular.

Tras mas de siete años de espera, el 28 de Abril de 1987, la Audiencia Provincial de Madrid, sentó a los acusados en el banquillo, acusándoles de desordenes públicos y no de asesinato como pedía la abogada Maria Ángeles López, abogada particular de los familiares del asesinado Jorge Caballero.

El texto de la sentencia dictada el 5 de Junio por el juez Carlos Entrena, antiguo miembro del Tribunal de Orden Público del franquismo, ni siquiera mencionó la condición ultra fascista de los acusados, olvidando también que estos habían amenazado con sus armas a los transeúntes en varias ocasiones durante aquella misma noche.

Los acusados solo fueron condenados a pagar ridículas multas, mientras el asesino material, Juan José Llobregat se encontraba en paradero desconocido…

Por todo esto, hoy, 30 años después la Confederación , viene a recordar y denunciar este asesinato de un trabajador, así como denunciamos a los asesinos, denunciamos a la justicia burguesa, que escurrió el bulto, ante este evidente asesinato político

Porqué nosotros ni olvidamos, ni perdonamos. Ahora y siempre muerte al fascismo en todas sus formas.

JOSE JUAN LLOBREGAT FERRE (alias PEPE EL LOCO), huyo A Venezuela luego del crimen, allá fue preso por intento de asesinato, apuñaló a un cocinero en un restaurante, luego sus padres NURIA FERRE Y JOSE LLOBREGAT PASTOR lo llevaron a la capital de la Republica Dominicana Santo Domingo, actualmente trabaja en Llobregat, S A., reside en Arroyo Hondo (México¿) y esta casado con NELLY SANTIAGO. Tiene dos hijos CARLOS y PALOMA. Se dedica al golf, a engañar a todo el que puede y a emborracharse y drogarse. Siempre que contaba su crimen era con burlas, usando palabras muy despectivas y no ha sentido nunca ningun arrepentimiento. Cuenta que habia gozado cargándose a un rojo y que se moría de la risa cada vez que recordaba la cara de espanto y de miedo que tenia su infeliz víctima, se enorgullece contando como desde los catorce años salía a torturar y matar a todos los rojos.

NO HABRA PASEILLO PARA LA INFANTA


No habrá "paseíllo" para la Infanta

"Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.""... PUES VA A SER QUE NO!!!

Cristina de Borbón tiene previsto bajar en coche la rampa hasta la entrada de los juzgados de Palma de Mallorca para declarar en esta causa judicial, el próximo 8 de febrero.

La Jefatura Superior de Policía de Baleares ha entregado un informe al decano del partido judicial de Palma, Francisco Martínez Espinosa, en el que recomienda que la hija del monarca español baje en coche la rampa que da acceso a los juzgados. Ya con el informe en sus manos, el decano hará pública su decisión al respecto entre hoy y mañana, no sin antes haberla comunicado a la Policía Nacional.

La imputada hija del rey accedería pues en su vehículo y no a pie por la rampa habitual de acceso a los juzgados de instrucción de Palma los días no laborables. Cristina mantendrá el dispositivo habitual que tiene en sus desplazamientos como miembro de la Casa Real.

Dado que la citación tiene lugar un sábado, el edificio judicial se encuentra cerrado al público por su entrada principal, de forma que todas las personas tienen que acceder por la parte trasera del edificio, donde se encuentra la rampa, que da acceso al juzgado de guardia.

La infanta Cristina, cuya declaración empezará a las 10.00 horas de la mañana, proyecta llegar a Palma el mismo día de su declaración judicial y su recorrido hasta el edificio judicial también forma parte del dispositivo montado para velar por la seguridad. También se prohibirá la entrada de teléfonos, tabletas y otros dispositivos móviles para evitar que se capten imágenes de la comparecencia. Está claro NO TOD@S SOMOS IGUALES.

SEGUNDO BLANCO GONZALEZ - ANARCOSINDICALISTA QUE DENUNCIO LAS MANIOBRAS COMUNISTAS


Segundo Blanco González – anarcosindicalista que denuncio las maniobras comunistas

El 29 de enero de 1957 muere en Ciudad de México (México ) el anarcosindicalista Segundo Blanco González . Había nacido el 10 de noviembre de 1899 en Gijón ( Asturias , España ) . Después de los primeros estudios , entre 1914 y 1918 asistió a las reuniones de las agrupaciones libertarias de Gijón y empezó a trabajar en los astilleros navales de esta ciudad, conocidas popularmente como El Dique , junto a José María Martínez Sánchez . En esa época militó en el Sindicato Metalúrgico de la Confederación Nacional del Trabajo ( CNT ) de Gijón . En septiembre de 1920 asistió al Congreso Sindicalista celebrado en Oviedo . Por mor del boicot de la patronal , a partir de 1921 comenzó a trabajar en la construcción , primero como albañil y luego como maestro aparejador , oficio que mantendrá hasta el estallido de la guerra y que alternó con estudios nocturnos de magisterio . En 1921 fue detenido en Gijón acusado de intervenir en un atentado contra un patrón . El 18 de noviembre de 1922 habló un mitin en el «Centro La Justicia » de La Felguera con Ángel Pestaña, donde se criticó la dictadura soviética . En 1923 fue nuevamente detenido acusado de intervenir en la muerte de un socialista , pero fue liberado poco después.

 En esta época destacó como organizador sindical y asistió a varios comicios , como el Congreso de la Regional Norte de la CNT de abril de 1923 , el Congreso de Gijón de junio y el Congreso de Asturias de septiembre de ese mismo año . Con Avelino González Mallada , el 24 de septiembre de 1925 representó la CNT en el I Congreso de la Confederación General del Trabajo ( CGT ) de Portugal celebrado en Santarém . 1926 encabezó el Comité Nacional clandestino de la CNT establecido en Gijón y la noche del 24 de junio de 1926 participó activamente en la llamada « Sanjuanada » , levantamiento militar contrario a la Dictadura de Primo de Rivera . En diciembre de ese año detenido implicado en el llamado « Complot del Puente de Vallecas »; torturado por el capitán de la Guardia Civil de Gijón Lisardo Doval y Bravo , denunció estos hechos públicamente y fue trasladado a Madrid . Después de 18 meses de prisión fue liberado . 1928 ayudó bastante el relanzamiento confederal en Gijón ya finales de la dictadura de Primo de Rivera encabezó el Comité Regional de la CNT de Asturias . Entre 1929 y 1931 frenó los intentos comunistas de controlar la CNT asturiana . El 18 de marzo de 1931 habló con Niceto de la Iglesia, Dionisio Morán , Mariano Merediz y Eduardo Barriobero , en un mitin pro presos celebrado en la Casa del Pueblo de Gijón .

 El 5 de abril de 1931 , en una manifestación de más de 12.000 personas que exigían la amnistía , habló desde el Ayuntamiento de la localidad y leyó el manifiesto . Ya en época republicana , asistió al Congreso de la CNT de 1931 en representación de los sindicatos de la Construcción y de Obreros de la Pisa de Gijón , de la Construcción de Oviedo y de Villaviciosa , y por el Comité Regional de Asturias . En este 1931 fue redactor del periódico Solidaridad . En septiembre de 1931 , como secretario del Comité Regional asturiano - cargo que mantendrá hasta febrero de 1932 - , asistió al Pleno Regional , donde atacó duramente las maniobras comunistas . A principios de diciembre de 1931 fue detenido gubernativamente , con Baldomero del Val y Antonio Reinado, como miembro del Comité de la Huelga General de Gijón , y encerrado en la prisión de Coto . El 18 de noviembre de 1932 fue juzgado en Oviedo , con otros compañeros , del delito de sedición por los hechos ocurridos el 4 de abril de ese año en una huelga que degeneró en enfrentamientos contra la Guardia Civil y en la que resultaron muertas dos personas y siete heridas , juicio del que resultaron absueltos todos los encausados ​​.

 En septiembre de 1932 asistió al Congreso Regional confederal en representación de la Federación Local de Sindicatos de Gijón y del Sindicato de la Construcción . En este 1932 destacó durante la huelga de La Felguera y por ello fue encarcelado . También en 1932 una conferencia en Zaragoza . El 22 de octubre de 1933 habló con Melchor Rodríguez y José María Martínez , en un mitin pro amnistía en Gijón . En diciembre de 1933 fue detenido con otros compañeros del comité de la CNT de Gijón (Ramón Álvarez Palomo , Antonio Raigada , Horacio Argüelles , Avelino Martínez Madrera y Pelayo Cifuentes Díaz ) , cerrado y multado con 20.000 pesetas . Tomado gubernativo con otros compañeros , el 26 de febrero de 1934 fue liberado después de siete días de huelga de hambre . En 1934 fue miembro de la Comisión de la Alianza entre la CNT y la Unión General de los Trabajadores ( UGT ) de Asturias , pero rechazó encabezarla - en esa época era miembro del grupo « Solidaridad » ( Avelino González Mallada , Avelino Martínez Madrera , Ramón Álvarez Palomo , etc . ) , adscrito a la Federación Anarquista Ibérica ( FAI ) . En este 1934 dirigió el periódico Solidaridad Obrera de Gijón . A raíz de los hechos revolucionarios asturianos de octubre de 1934 fue detenido en su domicilio , ya que se encontraba enfermo , y fue encarcelado . Durante estos años republicanos destacó como orador en mítines y conferencias y trabajó como inspector de la Caja de Jubilaciones y Subsidios del Ramo de la Construcción . Días después del levantamiento fascista , el 21 de julio de 1936 presidió el Comité de Guerra , instalado en el cuartel de El Llano ( Fábrica de Orueta ) , de Gijón y en noviembre de ese año fue nombrado regidor de esta ciudad.

 En esta época ejerció de maestro nacional. A finales de 1936 se le entregó la cartera de Industria en el Consejo de Asturias y León y también formó parte de la Comisión de Guerra del Consejo Interprovincial de Asturias y León . Cuando Gijón cayó en manos fascistas (20 de octubre de 1937 ) , fue nombrado vicepresidente primero del Consejo Soberano de Asturias y León . Después representó la CNT asturiana como secretario de Defensa en el Comité Nacional confederal establecido en Valencia, en sustitución de Avelino González Entrialgo . En marzo de 1938 asistió como tal en el Pleno de Regionales de la CNT . El 5 de abril de 1938 fue nombrado ministro de Instrucción Pública y Sanidad por el presidente de la II República española Juan Negrín , cargo que ejerció hasta el final de la guerra . En esta función recibió el apoyo de Horacio Martínez Prieto , Manuel Alconchel , Ramón Álvarez Palomo , Esther Antiguo y Joan Puig Elías . Sus actuaciones fueron discutidas por varios sectores que apuntaron que se convirtió en un encarnizado seguidor de Negrín .

 El 7 de septiembre de 1938 aprobó el decreto de creación del Consejo Superior de Cultura de la República , con el fin de unificar , fortalecer y orientar las diversas manifestaciones culturales , y se encargó de trasladar las colonias infantiles catalanas en Francia . Con el triunfo franquista se exilió en Francia y vivió en Orleans . 1942 se exilió en México - llegó el 12 de junio de 1942 a bordo del Guinea en el puerto de Veracruz - , donde presidió ese mismo año el Bloque Democrático Asturiano ( BDA ) . Alineado en la fracción política del movimiento libertario y defensor de la unidad de acción con los partidos políticos , fue expulsado de la CNT .

 Encontramos artículos suyos en Acción Social Obrera , Mi Revista, Solidaridad y Solidaridad Obrera . Su archivo de cuando fue ministro se encuentra depositado en el International Institute of Social History ( IISH ) de Amsterdam.

miércoles, 29 de enero de 2014

GIJON: CHARLA DE JOSE LUIS GARCIA RUA


Gijón: Charla de José Luis García Rúa

Dentro de la XVIII Semana del Aula Popular García Rúa de Gijón, y ya en el mes de febrero de 2014, conferencia de nuestro compañero José Luis:

Martes 4 de febrero, salón de actos del CCAI, 19:30 horas

José Luis García Rúa, «La globalización y sus inevitables consecuencias».

Todas las conferencias tendrán lugar en el Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón, en la calle Jovellanos, nº 21.

Organiza: Aula Popular José Luis García Rúa

Colaboran: Ateneo Obrero, Cultural Gijonesa, Sestaferia, Radio Kras

DENUNCIAN TRES CASOS DE ACOSO LABORAL EN UN SUPERMERCADO DE FRAGA


Denuncian tres casos de acoso laboral en un supermercado de Fraga

 “Me han hundido”. Así habla Belén Villagrasa, extrabajadora de la planta de Mercadona en Fraga que ha dado el paso de interponer una denuncia ante la justicia, junto con dos exempleadas más, Elisabeth Segura y Patricia Margalló, contra tres coordinadoras de la empresa valenciana. El motivo, acoso laboral. Las tres denunciantes han puesto una demanda contra una de las responsables de la tienda de Fraga, V.U. (que  desempeña un cargo de responsabilidad intermedio, Gerente B)  y contra las dos coordinadoras de la planta, (Gerente C, los cargos de más jerarquía en el establecimiento) G.B. y N.L., que desde el año 2010 han tenido a su cargo la gestión de la planta en distintas etapas.

Villagrasa, Segura y Margallo revelan “la pesadilla vivida” en la tienda de Fraga en los últimos meses de su trabajo, una situación que las ha llevado, aseguran, “a perder la salud, a ponernos en manos de los médicos y a quedar en la cola del paro”. Las empleadas han decidido poner el caso en manos del juzgado de instrucción segundo de Fraga para que “se conozcan los abusos que se realizan en esta empresa” y, a la vez, “para que muchas de las trabajadoras que sufren estos mismos acosos pierdan el miedo a querellarse”. En las denuncias a la que ha tenido acceso La Mañana se alegan hechos “presuntamente constitutivos de delito” realizados por la gerente y las coordinadoras, que en los tres casos siguen un patrón de conducta similar. A la gerente V.U., denunciada por las tres extrabajadoras, se le acusa de “amenazar a las empleadas, humillación en público, ofensas verbales y de presiones constantes”. Estas praxis recibieron, según se especifica en las denuncias, el plácet de las dos coordinadoras de Mercadona en Fraga, que han desempeñado, aseguran, la función de “purga de personal a fin de lograr una ilegal reducción de costes y empleados sobre la base que el trabajo sucio sería ejecutado directamente por las denunciadas para que Mercadona pueda lograr una reducción de plantilla a coste cero”. A G.B., que ha…

El resto de la noticia en la edición impresa


 Otras noticias sobre conflictos laborales de CNT y Mercadona:


JOSE MARIA DEL NIDO - DE FUERZA NUEVA A DELINCUENTE


Jose Maria Del Nido, de Fuerza Nueva a delincuente.

En España, los corruptos salen en procesión. Sucede con frecuencia: tras un largo proceso judicial, los tribunales condenan a un tipo por un desfalco de arcas públicas o por un pelotazo amasado con suculentas influencias, y como son gente de escasa moral y vergüenza desconocida, encima de todo comparecen públicamente para sacar pecho, henchidos de un extraño orgullo de delincuentes. Delincuentes vulgares que se presentan como mártires y que luego, que es lo peor de todo, encuentran el calor de un cierto público. Que nada parece más elástico en España que el reproche moral de esos delincuentes; la extraña exculpación social de determinados líderes por sucias y oscuras que sean sus condenas. Los sacan en procesión como si fueran víctimas.

Tal es el caso de este don Guido de Sevilla, condenado ahora por el Supremo en sentencia firme, que  convocó una rueda de prensa para proclamarse inocente y marcharse entre vítores del club de fútbol que presidía, el Sevilla Fútbol Club. Hasta el alcalde de la capital andaluza, Juan Ignacio Zoido, dijo compungido que la condena del corrupto era “una mala noticia para la ciudad”. ¿Cómo? ¿Para la ciudad? ¿Cómo puede un alcalde lamentar la condena de un tipo que ha contribuido a saquear un Ayuntamiento? En fin...

 La verdad es que el final de José María del Nido no podía ser otro que este, la cárcel. Cualquiera en Sevilla podía calcular esa trayectoria cuando, al poco de morirse el dictador, José María del Nido decidió seguir activamente el sendero reaccionario de su familia y se afilió al sector más duro, más agresivo, de la extrema derecha. Aquellos cachorros de correajes y cadenas que se llamaban de Fuerza Nueva, que tantas palizas propinaban. En Sevilla, en una de esas, Del Nido fue detenido y la cosa no pasó a mayores. Oscuros episodios que nunca se aclararon pero que están ahí, en las andanzas de este antiguo jefe de las juventudes de Fuerza Nueva.

Años más tarde, en uno de los episodios más grotescos de aquellos años de Transición, el joven Del Nido asumió la defensa de un coronel del ejército acusado de intentar financiar un golpe de Estado ultraderechista en España con dinero de Libia. Era el coronel Carlos de Meer, corría el año 1986 y, después de aquello, Del Nido reservaría ya para la intimidad sus cuadros de Franco y sus brotes reaccionarios.

 Como en las reuniones con los ultras del Sevilla F.C., la llamada ‘Peña Biri’, que se definen como “antirracistas y antifascistas” por esa no menos grotesca adscripción de los ultras de fútbol a las ideologías. “Nos decía que, si por él fuera, salíamos por la ventana, por ser una peña de extrema izquierda, pero que teníamos que entendernos como sevillistas”, recuerda ahora un miembro de esa banda ultra.

 En consecuencia, quién mejor que ese Del Nido, ayuno de principios y de escrúpulos democráticos, para aterrizar en un Ayuntamiento diseñado desde arriba hasta abajo para delinquir, para saquear las arcas públicas. Pero ¿cómo robaban? ¿Cómo robaba Del Nido, por ejemplo? Un solo caso de los que se detallan en la sentencia del Tribunal Supremo, de 244 folios. En julio de 1999, el Tribunal de Cuentas remite una comunicación al Ayuntamiento de Marbella para que las sociedades municipales rellenen un simple cuestionario “para recabar datos generales, muy simples, con una mera finalidad informativa”.

Es ese tipo, el ultraderechista defensor de golpistas, el “principal adlátere” de quienes saquearon un ayuntamiento, el que ayer se despedía entre vítores

 Pues bien, para cumplimentarlos, el alcalde, Julián Muñoz, que las presidía todas, reúne en una sola tarde a los veinte consejos de administración de todas las sociedades; es decir, se reúne él mismo con un par de personas más que estaban en todos los consejos, para darle poderes a Del Nido en el asesoramiento ante el Supremo. En poco más de un cuarto de hora, se despachaba cada consejo de administración. Cumplido el trámite, Del Nido emitió una veintena de facturas todas por el mismo importe: 3.458,57 euros. Todas igual, incluso para las de empresas que ya no tenían actividad. De una tacada, Del Nido se embolsó más de 73.000 euros. Y en la sentencia queda claro que no hizo otra cosa que poner la mano. “No se ha acreditado más contacto con el equipo fiscalizador que los simples saludos protocolarios”.

Como esas facturas ficticias, Del Nido emitió hasta ochenta, que son las que figuran en la verdad judicial. Lo que nunca sabremos ya es si el desfalco fue mayor incluso de esas cantidades que, a fin de cuentas, se declaraban públicamente. En el Ayuntamiento en el que circulaban las bolsas de basura llenas de billetes de quinientos, ya podemos imaginar que las alcantarillas eran otras.

 Pero la verdad judicial es la que es, que ya va de largo: “La intervención del impugnante [Del Nido] en el Ayuntamiento [de Marbella] no se reducía a la esfera jurídica sino que era el principal adlátere de Julián Muñoz. No solo usaba dependencias municipales, sino que también daba instrucciones y órdenes a funcionarios y técnicos municipales. (…) En definitiva, unas veces por la falta de necesidad del servicio, otras por la irregular e improcedente encomienda de tales servicios, por la prescindibilidad de los mismos o por la falta de constancia de su realización, lo cierto es que simplemente se creaba una apariencia formal, que pretendía encubrir un cobro legítimo, extrayendo caudales públicos para hacerlos propios”.

Es ese tipo, el ultraderechista defensor de golpistas, el “principal adlátere” de quienes saquearon un ayuntamiento, el que ayer se despedía entre vítores, el que se marcha con la cabeza alta. Buscando el halago en el país en el que algunos corruptos salen en procesión camino de la cárcel. Cometió el delito consciente de lo que hacía (“Jose´ Mari´a del Nido Benavente era consciente con dolo directo de la actividad delictiva”, dice la sentencia) y ahora se presenta como inocente, envuelto en banderas y copas de fútbol. Inocente, ese trueno… Si Machado viviera, adaptaría su poema. “Buen don Guido, ya eres ido a la cárcel / y para siempre jamás, delincuente serás... / Alguien dirá: ¿Qué dejaste? / Yo pregunto: ¿Qué llevaste / al mundo donde hoy estás?”.

Fuente: Redes Sociales

FLORENTINO GALVAN TRIAS - ANARQUISTA DE HUELVA


Florentino Galván Trías – anarquista de Huelva

 El 26 de febrero de 1905 nace en Encinasola (Huelva, Andalucía, España) el militante anarcosindicalista Florentino Galván Trías. Sus padres fueron Florentino Galván y María Trías. Cuando su padre murió en Encinasola en 1909, su madre volvió a Zaragoza, su ciudad natal, con sus cinco niños: dos niños y tres niñas. Estudió en las Escuelas Pías de Zaragoza, donde conoció Luis Buñuel, quien en fue expulsado en 1915. En 1917, último año de estudios secundarios, los profesores religiosos aconsejaron su madre que realizara estudios superiores por los que estaba dotado, pero la falta de medios económicos impidió esta posibilidad. Entre 1917 y 1919 trabajó en el bufete del reputado abogado Monterde, que abandonó debido al ambiente derechista que lo rodeaba. Entre 1919 y 1921 trabajó en una oficina de la Audiencia de Zaragoza. Con 16 años, apasionado por la tauromaquia, formó parte de un grupo de jóvenes aficionados y se convirtió en banderillero. Entre 1921 y 1926 trabajó en la cerrajería Casa Rizo, en la avenida Hernán Cortés de Zaragoza; durante seis meses hacía de cerrajero y el resto de meses ponía banderillas por las plazas de la Península. Entre 1926 y 1929 hizo el servicio militar en Marruecos, del que volvió asqueado, a partir de ese momento se interesará por las ideas anarquistas y tomará contacto con el movimiento libertario.

 Entre 1929 y 1936 la militancia pasará a primer plano y dejará la tauromaquia. En esta época trabajó como obrero cerrajero en La Veneciana, en el camino de los Cubo de Zaragoza. Se le ofreció el cargo de capataz, pero lo rechazó ya que entonces era presidente del Sindicato del Vidrio de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) - militaba en este sindicato porque su trabajo era hacer espejos los marcos de los cuales eran de forja. En La Veneciana conoció Carmen Mingot Sánchez (1911-1992), su futura esposa, que trabajaba puliendo espejos. Entre 1931 y 1932, por sus actividades militantes, sufrió prisión. En 1932 se casó civilmente con Carmen, a disgusto de su familia de ésta. El 21 de abril de 1933 la pareja tuvo su primer niño, Acracia - a partir del 19 de julio de 1936 pasó a llamarse Engracia debido a las presiones fascistas -, pero Florentino no pudo asistir al parto porque era en una gira de propaganda de la CNT. En 1933 viajó a Madrid y Sevilla enviado por el Comité Nacional de la CNT con el fin de preparar el levantamiento de diciembre ya resultas del cual será detenido. Fue encerrado en la cárcel zaragozana de Predicadores, con Antonio Ejarque, Ramón Álvarez, el doctor Alcrudo, Buenaventura Durruti y otros, y más tarde traslado a la de Pamplona. A principios de 1934, por un error administrativo, fue liberado antes que el resto de compañeros. A partir de este momento se dedicará a dar conferencias por todas partes. En febrero de 1936 fue nombrado miembro del Comité Regional de la CNT de Aragón con el cargo de reorganizar, con Saturnino Carod Lerín, los sindicatos campesinos. Fue uno de los organizadores del Congreso de Zaragoza de la CNT de mayo de 1936.

Cuando el golpe de Estado fascista, su tío, Jacinto Mingote Sánchez, fue fusilado el 26 de julio de 1936 al ser confundido por Florentino, pero éste consiguió pasar a zona republicana el 12 de octubre de ese año después de estar todo este tiempo escondido. En enero de 1937 fue miembro de la Junta de Seguridad de Aragón. En julio de 1937 hizo mítines en Barbastro con Vallejo y Evelio Martínez. A raíz del Pleno Regional de septiembre de 1937 se integró en el Comité Regional de la CNT y en representación de Zaragoza fue subsecretario de Agricultura, con el consejero Miralles, en el Consejo de Defensa de Aragón. Fue comisario del Ejército Republicano y pudo comprobar como las mejores armas rusas se destinaban a las tropas comunistas y los fusiles inútiles en las filas anarquistas. En 1938 asistió al Pleno Económico de Valencia.

 Al terminar la guerra, en 1939 pasó a Francia con documentos falsos. Entre febrero y septiembre de 1939 trabajó en Lyon con su nombre verdadero y entre octubre de 1939 y junio de 1940 hizo trabajo de metalúrgico a la «Precision Moderne" de Vierzon. Entre el 1 de julio y el 5 de noviembre de 1940 quedó desocupado y trabajó haciendo leña. Detenido por los alemanes con otros cuatro militantes españoles, fue enviado el 15 de noviembre de 1940 en un campo de trabajo en Alemania. Por lo pronto trabajó en una fábrica de Premnitz como ajustador y luego en una fábrica de aviación en Brandeburgo hasta diciembre de 1943 - su familia se había trasladado a esta ciudad y nacerá, el 2 de octubre de 1942 un otro hijo. Su familia volvió a la Península y él regresó a Francia, donde trabajó en las Fundiciones de Aceros Especiales de Bourges del 15 de diciembre de 1943 a septiembre de 1944. Después algunas semanas desocupado, entre octubre de 1944 y mayo de 1945 trabajó para una empresa pública en Levallois-Perret. Entre mayo de 1945 y mayo de 1946 trabajó en el campo de aviación de Avord. La familia Galván se instaló a partir del verano de 1946 en Vierzon de manera definitiva y Florentino participó activamente de las actividades de la CNT y haciendo mítines. También, en estos años, ayudó como pudo los guerrilleros que cruzaban los Pirineos. En 1947 redactó un texto Colectividades de Aragónque ha permanecido inédito. Ese mismo año fue delegado de Vierzon en el Congreso de Toulouse de la CNT y del Movimiento Libertario Español (MLE). En la prensa libertaria (CNT, etc.) Usó el seudónimo Uno de charco.

Florentino Galván Trías falleció el 28 de enero de 1966 en Méreau, cerca de Vierzon, (Centro, Francia).

martes, 28 de enero de 2014

BLAS PIÑAR - OTRO FASCISTA MAS QUE SE MUERE


Blas Piñar – otro fascista mas que se muere

 (Toledo, 22 de noviembre de 1918-Madrid, 28 de enero de 2014) fue un político, editor, escritor y notario español de ultraderecha, cuya trayectoria política y vida pública siempre se destacó por su identificación con el franquismo y la defensa de los principios ideológicos del mismo. Fue notario en Cieza, Murcia y Madrid. Comprometido desde muy joven con el catolicismo político (fue miembro de la Asociación Católica de Propagandistas), militó en Acción Católica. Fue presidente de honor del partido Alternativa Española (AES). Su última incursión política fue a sus 92 años, con su presencia simbólica como número 25 en la candidatura que AES presentó en Toledo para las elecciones municipales del 22 de mayo de 2011.

MARIANO AGUAYO MORAN - DEL GRUPO ANARQUISTA LOS MAÑOS


Mariano Aguayo Morán – del grupo anarquista Los Maños

El 27 de enero de 1922 nace en Zaragoza ( Aragón , España ) el fotógrafo anarcosindicalista y guerrillero anarquista antifranquista Mariano Aguayo Morán . En febrero de 1949 ya formaba parte del grupo de militantes anarquistas aragonesas llamado « Los Maños » , formado en Barcelona por Wenceslao Jiménez Orive y del que formaban parte Simón Gracia Fleringan , Daniel G. M. ( Rodolfo ) , Plácido Ortiz Gratal y Niceto Pardillo Manzanero . La primera acción del grupo consistió en castigar el confidente Antonio Seba Amorós, quien será ligeramente herido en el bar Bracafé de la barcelonesa calle Casp y quien entenderá la lección y desaparecerá de Cataluña. Encarcelado durante tres meses en 1948, se encontrará en París 1949 en el momento del exterminio de grupo en Barcelona . Permaneció en Francia, donde junto con Fernando Gómez Peláez trabajará en una editorial .

 Colaboró ​​en Solidaridad Obrera , de la que llegará a ser uno de los administradores , y en Atalaya (1958 ) , con Antonio Téllez y Liberto Lucarini Macazaga . Durante los años 60 fue miembro del grupo editor del periódico mensual Frente Libertario . En 1977 fue el responsable del boletín interior de los grupos de la Confederación Nacional del Trabajo ( CNT ) en Francia , confrontaciones , y encargado de servicio de librería del Grupos de Presencia confederal . El 6 de junio de 1984 sufrió un ataque hemiplejia y se retiró a la Cataluña Norte. Mariano Aguayo Morán murió el 4 de diciembre de 1994 en Ceret ( Vallespir , Cataluña Norte) y fue incinerado dos días después. Estaba casado con Marina Monllor Rodríguez y tenía dos niños, Ruben y Minerva . Después de morir , su gran colección de fotografías , especialmente sobre la retirada después de la Guerra Civil , fue dada a la Asociación Guilda Cultural de Mérida ( Badajoz , Extremadura , España ) .

lunes, 27 de enero de 2014

FALLECE UN MILICIANO DEL BATALLON ISAAC PUENTE


FALLECE UN MILICIANO DEL BATALLON ISAAC PUENTE

Ha fallecido Marcelino Bilbao Bilbao, miliciano del batallón "Isaac Puente" de la CNT y superviviente de Mauthausen. "Militante anarquista, estaba casado con la guipuzcoana Mercedes Aguirre, cuya familia le acogió en París, adonde logró llegar a pie tras liberar los aliados su campo. Con apenas 16 años se había integrado en un batallón de la CNT, con el que participó en la ofensiva sobre Villarreal. Durante la Guerra Civil alcanzó el grado de teniente y participó en la fracasada ofensiva sobre Teruel y posteriormente en la Batalla del Ebro, donde le condecoraron con la Medalla al Valor.

El 9 de febrero de 1938 cruzó la frontera por La Junquera y en ese momento comenzó su verdadera odisea. Tras pasar por varios centros de internamiento, fue hecho prisionero por los nazis y el 13 de diciembre de 1940 llegó al infierno de Mauthausen, donde fue inscrito con el número 4.628. Marcelino logró sobrevivir gracias a su picaresca, fortaleza y juventud, pero fue testigo directo del horror, las cámaras de gas y las ejecuciones. Tras la guerra, en su nueva vida, trabajó en una lechería y una fábrica petroquímica. Apasionado seguidor del Athletic, fijó su domicilio en Poitiers, donde ayer falleció.

Fuente: Kuervodeverdad

QUE LA TIERRA TE SEA LEVE COMPAÑERO

EL CONFLICTO CON MERCADONA NO PARA


El conflicto con Mercadona no para

Cerca de una quincena de personas se concentró el pasado sábado 25 de enero en el supermercado Mercadona de la Avenida de los Cipreses contra la oleada de despidos en Valencia.

Una vez más, el Sindicato de Oficios Varios de Salamanca (CNT-AIT) se ha concentrado en solidaridad con el conflicto que mantienen los Sindicatos de la Región de Valencia contra la cadena de supermercados Mercadona por el despido de más de 40 trabajadores.

Durante más de una hora, un grupo de compañeros, compañeras y simpatizantes del SOV de Salamanca (CNT-AIT) estuvieron informando del conflicto que se mantiene contra esta empresa y desenmascarando la política laboral de Mercadona. Se consiguió que algunos clientes se dieran la vuelta, y se negaran a comprar en esta empresa mientras durara el conflicto. Del mismo modo, se informó a muchos vecinos de otros conflictos anteriores, para afirmar la idea de que esto no es algo puntual.

Mercadona ha despedido en varias localidades de la provincia de Valencia a más de cuarenta trabajadores. Todos ellos tienen en común dos cosas: primero que son trabajadores con bastante antigüedad, todos tienen más de veinte años de trabajo para esta empresa; en segundo lugar todos han sido despedido de forma objetiva, para lo que Mercadona ha utilizado una estrategia que conoce muy bien: despedir con acusaciones falsas: robar, pegar, amenazar…

Mercadona, que se ha caracterizado siempre como una empresa obsesionada por recortar al máximo los costes laborales, ha comenzado una suerte de Expediente de Regulación de Empleo encubierto. Estos más de cuarenta trabajadores, debido a su antigüedad y el sistema de bonificación del Convenio Colectivo de Mercadona disfrutaban de unos salarios mucho mayores de los que disfrutará las nuevas personas que contrate, si es que lo hace. Y Mercadona se ha deshecho de ellos de forma totalmente gratuita, acusándoles falsamente para ahorrarse varios miles de euros por trabajador.

Precisamente, este tipo de actuaciones son las que desvelan cual es la cara real de esta empresa. Que no ha dudado en gastarse millones de euros en realizar un lavado de cara de su imagen y auto-proclamarse como una empresa modelo. Pero esto está muy lejos de ser algo puntual, por desgracia es prácticamente el día a día de esta empresa.

Esta concentración ha coincidido, fortuitamente, con la citación de Juan Roig, presidente de Mercadona, para que declare en calidad de testigo sobre la financiación del Partido Popular. Esto se debe a que en las cuentas del Partido han aparecido dos ingresos con concepto Mercadona, por un importe total de 150.000 euros en 2008. Roig sabe bien a quién tiene que pagar favores.

EL FRANQUISMO ENCERRO EN MANICOMIOS A REPUBLICANOS QUE ENCONTRABA POR LA CALLE


El franquismo encerró en manicomios a republicanos que encontraba por la calle

El psiquiatra Juan Sánchez revela que en el psiquiátrico sevillanode Miraflores muchos carecían de ficha y "no menos de un 10 por ciento" ingresaban con el diagnóstico en blanco: no estaban locos, eran sencillamente republicano

La asistencia psiquiátrica durante el franquismo era "pervertida y deshumanizada" y estuvo marcada por una "sordidez extrema", en palabras de Juan Sánchez Vallejo, médico psiquiatra que ha escrito el libro ‘La locura y su memoria histórica' (Ediciones Atlantis), en el que analiza la evolución de la especialidad en España desde el franquismo hasta hoy, al tiempo que recuerda a los enfermos mentales a quienes la dictadura arrinconó en manicomios como desechos humanos desprovistos de derechos. El autor se formó como médico y psiquiatra en los años 60 y 70 en la Universidad de Sevilla y en el manicomio de Miraflores, donde comprobó cómo el régimen utilizó también estos hospitales para encerrar de por vida a muchos republicanos que podían causarle molestias.

Juan Sánchez recuerda la enorme influencia académica y profesional entonces de Antonio Vallejo Nájera, director de los servicios psiquiátricos del Ejército, el "psiquiatra del régimen" que importó de Alemania las demenciales técnicas nazis para detectar y desactivar el inexistente "gen rojo" sobre mujeres republicanas. El Mengele español promovió la separación de los hijos de sus madres, su ingreso en orfelinatos y su posterior adopción por "familias de orden" para evitar así la propagación generacional de una "ideología contaminada". Vallejo Nájera -según Sánchez Vallejo, a quien no le une ningún parentesco- abrió la puerta así a las tramas de bebés robados que tanto han conmovido a la sociedad española hasta el día de hoy.

 La psiquiatría evolucionó poco en España por culpa del franquismo, que impidió a través de su estructura de poder universitario que penetraran las modernas corrientes internacionales que entroncaban la enfermedad mental con el contexto social, frente al biologismo imperante que se apoyaba en los hospitales psiquiátricos para aparcar a los enfermos, tranquilizarlos y desactivarlos como personas a base de cruentos tratamientos -lobotomía, electroshock, coma insulínico, abscesos de trementina, etc.- y de atiborrarlos con potentes fármacos.

"El sistema manicomial era lo más parecido a una condena de por vida por no hablar de una muerte en vida", afirma Juan Sánchez, precisando que "era peor que la cárcel, ya que de esta se acaba saliendo y no se pierden los derechos". En ese contexto, no resulta extraño que el régimen se aprovechara de ese oscuro túnel del sistema manicomial como instrumento complementario de represión política. Otro más, pero con la ventaja de dejar a los elementos molestos desactivados para siempre hasta su muerte, convirtiendo a opositores marginales en locos irrecuperables.

No estaban locos, eran sencillamente republicanos, pero los encerraban en el manicomio

Durante su dura experiencia como médico alumno en prácticas de psiquiatría en el manicomio sevillano de Miraflores -un inmenso edificio donde en los años sesenta vegetaban entre 1.200 y 1.500 enfermos mentales-, Juan Sánchez Vallejo pudo comprobar no sólo que muchos internos carecían de ficha, "como si no existieran", sino que había un "nada despreciable porcentaje nunca inferior al 10 por ciento" de fichas con la casilla del diagnóstico en blanco.

 "Mosqueado por este hecho -escribe textualmente en el libro-, le pregunté a uno de nuestros profesores adjuntos de cátedra por aquel detalle aparentemente menor y que, inicialmente, achaqué ingenuamente a algún descuido en la transcripción de la historia clínica. Pero la respuesta que me dio, me dejó helado. El profesor me vino a decir queno tenían diagnóstico porque no entraron al manicomio como enfermos, sino como medio delincuentes y medio vagabundos del otro banco de la guerra civil y que les habían metido allí por no saber a dónde llevarles".

No estaban locos, eran sencillamente republicanos, pero los encerraban en el manicomio. "Te lo decían ellos", dice Sánchez Vallejo que recuerda a uno que le comentó: "Mire usted, yo estaba vagabundeando porque no tenía donde caerme muerto. Un día la Guardia Civil me recogió, se enteró de quien era, de cuál era mi ideología y me trajo aquí. Y aquí llevo veintitantos años".

 La paradoja es que la dictadura se sirvió de la legislación republicana para encerrar de por vida a esos opositores en situación personal marginal y para desactivarlos como personas. Concretamente, del decreto sobre asistencia a enfermos mentales de 1931 -"que permitía internamientos manicomiales involuntarios de personas locas o cuerdas, mediante una simple orden judicial o gubernativa, un mandato de un alcalde o comisario, o simplemente por indicación médica o familiar"- y de la tristemente famosa ley de vagos y maleantes de 1933. Es decir, normas que fomentaron la discrecionalidad y el abuso, arruinando la vida a miles y miles de españoles.

 Muchos de ellos acabaron sus días en el manicomio tras décadas de internamiento, adaptados a la fuerza a aquella sórdida vida, colaborando en labores de limpieza y otros menesteres. "Diríase que habían conseguido galones y un extraño estatus al que ya no querían renunciar".

 El autor de ‘La locura y su memoria histórica', Juan Sánchez Vallejo, se vio forzado a emigrar y tuvo que buscarse trabajo fuera de Andalucía hasta que se estableció a comienzos de los años setenta en el País Vasco. ¿El motivo? Porque fue represaliado - junto a otros compañeros- por las autoridades académicas de la Universidad de Sevilla tras haberse atrevido a fotografiar -con la discreta complicidad de algunas monjas enfermeras- y a denunciar públicamente el trato inhumano y vejatorio que padecían los enfermos mentales del manicomio de Miraflores.

RAFAEL GUERRERO

FRANCISCO PEREZ - ANARCOSINDICALISTA Y DE LA FAI


Francisco Pérez – anarcosindicalista y de la Fai

 El 26 de enero de 1973 muere en Lyon (Arpitània) el anarquista y anarcosindicalista Francisco Pérez, conocido como Paco. Había nacido el 27 de noviembre de 1907 en La Aljorra (Cartagena, Murcia, España). Emigró a Andalucía, donde militó en el movimiento libertario. Cuando el levantamiento fascista de julio de 1936 consiguió llegar a Cartagena y de allí pasó a Barcelona (Cataluña). Fue nombrado miembro del Comité Peninsular de la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (FIJL) en la capital catalana. Luego luchó en el frente de Valencia. Con el triunfo franquista, cruzó los Pirineos con su compañera Carmen Pérez Estévez y su hija Violeta, de 15 días, y todos fueron recluidos en el campo de concentración de Sant Cebrià. Tras la II Guerra Mundial militó en la Federación Local de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) de Lyon (Arpitània), en estrecha amistad con Cayetano Zaplana Zapata y muy ligado a las Juventudes Libertarias y los grupos específicos de la Federación Anarquista Ibérica ( FAI).

 En agosto de 1946 asistió al Pleno Nacional de Regionales de la CNT en el Exilio como delegado de la Regional 4-5. A principios de los años cincuenta fue secretario de los fondos destinados a los compañeros encarcelados en la España franquista. En 1951, a raíz del asalto el 18 de enero de ese año por un grupo de acción libertario de un furgón postal ante la oficina de correos de la calle Duguesclin de Lyon, fue detenido junto con una treintena de militantes confederales , entre ellos José Peirats, Pere Mateu y J. Pascual, que fueron maltratados por las policía francesa. A pesar de no tuviese nada que ver con este asalto, fue acusado de haber participado y de ser cómplice de varios ataques realizados en la zona de Lyon y de Grenoble entre 1946 y 1950. Juzgado, en enero de 1955 fue condenado a 10 años de prisión. Después de ocho años de cierre, fue liberado y se le asignó la residencia durante muchos años en Angers (País del Loira, Francia). Luego pudo retornar a Lyon. Francisco Pérez, un año después de retirarse, murió el 26 de enero de 1973 en Lyon (Arpitània) de un cáncer de estómago fruto del apaleamiento de 1951.