Facebook CNT Pto.Real

martes, 22 de mayo de 2018

DEL TRATADO DE RAPALLO 1922 AL PACTO GERMANO-SOVIETICO 1939


 
DEL TRATADO DE RAPALLO (1922) AL PACTO GERMANO-SOVIETICO (1939)

José Muñoz Congost

Revista Ideas Nov-Dic 1983

En un boletín que se publica en Francia, órgano de los que fueron internados en África del Norte, y en su número 57 (julio-agosto-septiembre  83) leemos a propósito de una polémica encendida entre la derecha francesa patriótica y cerril y dicha asociación ciertas afirmaciones, contra las que nos insurgimos.

En esta nota, no nos inmiscuimos en la polémica citada.

Pero dice André Moine entre otras cosas:

“Recordemos en principio que el Pacto germano-soviético era un simple tratado de no agresión. Que se hizo inevitable para la URSS en razón de la traición de Múnich por las democracias occidentales en 1938 y la negativa de éstas a tratar de una defensa militar común desde el verano de 1939”…

Y a eso decimos: NO

 

Poco, bien poco se ha escrito sobre el Pacto entre la Unión Soviética y la Alemania hitleriana, firmado en Agosto de 1939 y cuyas primeras consecuencias pagó Polonia, invadida por el Este y el Oeste, por los nuevos aliados.

Poco, porque la voltereta nazi, invadiendo la URSS casi dos años después, en Junio de 1941 y la campaña rusa, paralela a la guerra en otros frentes, tendieron tupido y prudente velo sobre aquellos acontecimientos.

Porque la admiración hacia el heroísmo del pueblo ruso sirvió de niebla protectora a lo que pudo ser y no fue gestación laboriosa de otros pactos, de otras condiciones para el porvenir humano. Se ha pretendido presentar, después, aquel abrazo de los imperialismos de Moscú y Berlín como algo incidental y provisorio por parte de los primeros, y argumentando por sus apologistas, que fue solución transitoria destinada a evitar la ocupación completa de Polonia por las fuerzas alemanas.

Aunque tal hubiera sido, que no fue y la línea táctica del bolchevismo estalinista lo demostró, para los españoles en aquel entonces, comunistas y no comunistas, aquello apareció como una bofetada cínica, como un insulto a los miles de españoles y voluntarios extranjeros que en nuestro suelo se habían batido contra el fascismo, convencidos, unos más que otros, de la solidaridad hacia nuestra causa de aquella entonces, y aun hoy, calificada: “Patria del Proletariado”.

Las pocas voces que se alzaron en 1936-1939 denunciando lo que ya venía apareciendo como maniobra de estrategia internacional, encontraron a su alrededor el vacío creado por los falsos entusiasmos encendidos a través de una leyenda bien entretenida.

No es sin embargo, el objeto de estos comentarios analizar la serie de presiones descaradas que la mentada ayuda soviética ejerciera, sino el de exponer concisamente, que aquella actitud respondía a una política de planteamientos estratégicos extraños a nuestro combate y en los que España no vino a ser para la URSS otra cosa que un peón en la gigantesca partida de ajedrez entablada.

No se querían explicar, muchos entre todos, cómo y por qué razón, durante la guerra civil la URSS, que recibió bien el oro del Banco de España, se negó a aceptar como pago de los aprovisionamientos militares las potasas españolas, de mayor calidad que las que el bolchevismo venia importando de la Alemania nazi para su agricultura.

Se nos escapaban las razones, ya que tal decisión ayudando a la economía del pueblo español, quitaba al nazismo una fuente de divisas. Desconocíamos entonces los lazos estrechos que unían las economías de aquellos dos países y los créditos abiertos por la industria pesada de Hitler al régimen bolchevique.

Pasaron los años y hoy aquellos acontecimientos pertenecen a la Historia; esa Historia que aunque nos anda pisando los talones, parece ya tan vieja que fuera inútil el desempolvarla.

lunes, 21 de mayo de 2018

LA LUCHA DE LOS CAMPESINOS


LA LUCHA DE LOS CAMPESINOS

Revista Ideas  año 4 nº 22  Nov-Dic 1983

Dr. Pedro Vallina

La armonía es la ley fundamental de la vida. Cuando la armonía cesa, acontece la muerte.

Nací en la bella Andalucía, una de las regiones españolas mejor dotadas por la Naturaleza, y en la que la mayoría de sus habitantes, los más útiles y trabajadores, vivían en la mayor desgracia.

Desde muy niño descubrí la causa del mal y me dispuse a combatirla, por muy caro que me costara. A ningún ideal más hermoso hubiera podido consagrarle la existencia, y esa determinación me hizo feliz y me llenó de contento.

El suelo andaluz estaba en poder de algunos privilegiados, que lo destinaban, en su mayor parte, a cotos de caza y a la cría de reses bravas. En cada pueblo, media docena de tipos repugnantes, eran los amos del campo y del dinero.

¡Qué tristeza me producían aquellos ejércitos inmensos de jornaleros, arrastrando una vida triste y miserable, en una Naturaleza que les brindaba por doquiera la alegría y la abundancia! ¡Cuánto dolor me causaban aquellas escuálidas mujeres, ganando un real y medio y dos reales, en la cogida de las aceitunas, trabajando de sol a sol, con los dedos ateridos por el frio del invierno en Sierra Morena!.

¡ Como aquellos siervos amaban la madre tierra y suspiraban por su posesión!. Al pie de los terrenos más fértiles, que les estaban vedados, en los pedregales mas estériles, que no querían los ricos, trabajaban como fieras, hasta transformarlos y sacarles alguna utilidad.

Recordamos un caso extraordinario que merecía la pluma de Víctor Hugo para relatarlo, por la calidad de los héroes que intervinieron. Aquellos trabajadores de la tierra equivalían a los trabajadores del mar, que nos ensalza el citado hombre de genio.

Entre dos caminos angostos de mucho paso, bordeados por ricos olivares y campos fértiles de trigo, había una larga faja de terreno rocoso que nadie había pensado aprovechar. Apenas si daba yerba para el ganado. Un día aparecieron allí un anciano y sus cuatro hijos mozos, todos con azadones y palas. Silenciosos se pusieron a trabajar el suelo con el mayor ardor, ante la sorpresa de los caminantes. Arrancaron y trituraron las rocas más blandas, calizas y pizarras, y conservaron forzosamente las de granito. Llevaron tierra de unos sitios para cubrir los otros. Se abrió un pozo; se construyó una alberca. Se sembraron árboles frutales, algunos en un migajón de tierra entre las rocas. Se cultivaron hortalizas y cereales. Se plantó una viña. Se pusieron olivos. Y el suelo miserable, fecundado por el trabajo del hombre, rindió con creces sus dones.

Aquel sitio se llamó desde entonces la “Huerta de las Conversaciones”, por la extrañeza que producía aquella labor de Hércules y las conversaciones a que daba lugar, primero de dudas, luego de admiración.

Nadie premió, a no ser la tierra, la obra de aquellos hombres modestos, más dignos de premios que muchos héroes soberbios de la historia.

A la perdida de la tierra, siguió la perdida de la libertad para los desposeídos. Les estaba prohibido quejarse en público de su suerte; tenían que hacerlo a escondidas, como el que comete un crimen. Tampoco podían sustentar ideas progresivas; bastante tenían con votar a quien le mandase el cacique.

Ni unirse con sus compañeros de infortunio para organizar sus gremios; para eso tenían las cofradías religiosas, y, como locales permitidos, las tabernas. Si llamaban a la puerta de la justicia, les respondía pronto la injusticia, porque el juez estaba al servicio del dinero.

La religión los acogía fríamente, porque no tenían que dar nada a una Iglesia que lo pedía todo. Así llegaron a odiar al juez y al sacerdote, tanto como al amo, reconociendo en ellos un trío enemigo. A veces, la necesidad les hacia saltar sobre algunas leyes impuestas, y cazaban o pescaban en terrenos vedados; cortaban leña en los bosques del señor, para que sus hijos no muriesen de frio; cogían un puñado de bellotas o castañas, unas habas, unos garbanzos, unas espigas de trigo, rociados por los suelos, para apagar el hambre.

viernes, 18 de mayo de 2018

CAMILO BERNERI - ANARQUISTA ITALIANO ASESINADO POR UNA PATRULLA DE UGT


Camillo Berneri   anarquista italiano asesinado por una patrulla de UGT

 El 20 de mayo de 1897 nace en Lodi (Lombardía, Italia ) el escritor , periodista , filósofo y militante anarquista Camillo Berneri , también conocido como Camillo da Lodi . Su madre , la feminista socialista Adalgisa Foch, era profesora de primaria y escritora de literatura infantil. Pasó su infancia en Reggio Emilia y debido a su admiración por Camillo Prampolilni convirtió militante - el único estudiante - de la Federación Juvenil Socialista ( FJS ) de esa localidad , de la cual llegó a ser miembro del Comité Central y destacando en su acción cultural en el órgano de la federación (El Avanguardia ) y de agitación . En 1915, durante la Gran Guerra , criticó en una « Carta abierta a los jóvenes socialistas de un joven anarquista » , publicada en El Avenières Anarchica , la degradación del Partido Socialista Italiano ( PSI ) , su burocracia política posibilista , la falta de conexión con las bases y la falta de espíritu de sacrificio y se declaró antimilitarista y anarquista , muy influenciado por la propaganda ácrata del militante Torquato Gobbi . En estos primeros años frecuentó Errico Malatesta y Luigi Fabri . 1917 se casó con una compañera de estudios , la también anarquista Giovanna Caleffi . Llamado a filas , fue excluido de la Academia Militar de Módena a causa de sus ideas antimilitaristas y libertarias y en 1918 fue enviado al frente .

En julio de 1919 fue encarcelado en la isla de Pianosa tras la huelga general de ese mes . Bajo el seudónimo de Camillo da Lodi empezó su actividad literaria colaborando en distintas publicaciones libertarias , como Umanità Nueva , Pensiero e Volontà , El Avvenire Anarchica , La Revoluzione Liberale , La Rivolta , Volontà , etc . El proceso revolucionario ruso ejerció una gran influencia sobre su pensamiento y hasta 1922 defendió la idea de soviet como consejo obrero al margen del bolchevismo . En 1922, sin dejar de lado la prensa anarquista italiana e internacional, terminó sus estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de Florencia y se convirtió en profesor de ciencias humanas en este centro . Al llegar el fascismo , y detrás rehusar jurar lealtad al nuevo régimen , fue expulsado de la docencia universitaria . Después de diplomarse en filosofía, enseñó esta disciplina durante algunos años en institutos de varios localidades ( Montepulciano , Florencia , Cortona , Camerino , Bellagio , Milán ) . Instalado en la Umbría , mantuvo contactos con el movimiento antifascista florentino que editaba el periódico Non Mollare ! (Sin Aflojar ! ) .

 En estos años participó activamente en la Unión Anarquista Italiana ( UAI ) y 1926 participará en Ancona en el último congreso de esta organización antes de ser ilegalizada. En mayo de 1926, con la instauración de las « leyes excepcionales» , tuvo que exiliarse en Francia , junto con su compañera Giovanna Caleffi y sus hijas , Marie Louise y Gilian Berneri . Durante unos años tuvo que rodar toda Europa ( Francia , Suiza , Bélgica , Luxemburgo , Holanda , Alemania ) como consecuencia de la dinámica detención - expulsión , soportando una dura vida de exiliado político ( detenciones , vigilancias policiales , interrogatorios regulares , arbitrariedades de todo tipo, provocaciones de agentes fascistas , etc . ) . Pero , a pesar de ello , su cultura se amplió en estos años en diferentes frentes ( ciencias , psicología , etc . ) . En esa época escribió artículos antirreligiosos , feministas , sobre la política exterior del fascismo italiano y su espionaje - destaca aquí su libro Mussolini alla conquista delle Baleari (1937 ) - , contra el fascismo , etc . Cuando estalló la Revolución española en julio de 1936, fue uno de los primeros que se marchó. Instalado en Barcelona ( España) a partir del 29 de julio de ese año , participó activamente en las actividades libertarias de la Confederación Nacional del Trabajo ( CNT ) .

miércoles, 16 de mayo de 2018

CUANDO MADRID PROHIBIO LA ENTRADA A ANDALUCES Y EXTREMEÑOS


Cuando Madrid prohibió la entrada a andaluces y extremeños

17 septiembre, 2017

Un decreto gubernamental de 1957 vetó a los jornaleros que intentaban asentarse en los suburbios. Dos meses después, arrancó la gran liberalización de suelo. De los proletarios a los propietarios

CARLOS PRIETO. EL CONFIDENCIAL.- Lo publicó el diario ‘Pueblo’ el 12 de julio de 1957: “Cada día 3.000 familias vienen a Madrid sin haber sido contratadas previamente”. Otros titulares de la época: “El éxodo de millares de campesinos hacia los grandes centros fabriles es ininterrumpida”. “La urbanización espontánea: un barrio extremeño surge en las afueras de Madrid”. Era lo que algunos malintencionados calificarían hoy de “invasión de inmigrantes”, salvo que los que venían a buscar trabajo y se asentaban como podían en los suburbios de Madrid no eran sirios, sino españoles.

La revista ‘Semana’ lo calificó de “influencia inmensurable de personas que llegan a la capital sin trabajo ni vivienda fijos” en un reportaje que empezaba así: “Ya somos dos millones de habitantes en este Madrid inefable. ¿Y ahora qué hacemos? Es de temer que no haremos otra cosa que resignarnos… Constituimos una urbe que comienza a ser ‘monstruo’, por lo que no es de extrañar que sus problemas sean monstruosos… Los que llegan, ¿a qué vienen? Esta es una pregunta legítima de todo ciudadano que viene padeciendo año tras años las crecientes dificultades de la urbe”. En dicho artículo se aseguraba que los ‘intrusos’ venían de ciudades como Córdoba, Ciudad Real o Badajoz. Una turbamulta de “braceros” andaluces y extremeños con ganas de, según ‘Semana’, vivir de la picaresca: “Una de las consecuencias de ese chabolismo alimentado por las corrientes migratorias de provincias es la de sacrificar al habitante ‘clásico’ de la urbe a la hora de repartir viviendas. Se repite el caso de facilitar vivienda al de la chabola antes que al ‘realquilado’ de años y años”.

¿La solución al problema del chabolismo? Vetar la entrada en la capital de todo aquel que no tuviera una vivienda. O el fin de la libre circulación de españoles… por España.

En efecto, el franquismo tomó una medida drástica para frenar el éxodo ruralhacia la capital: prohibir la entrada en Madrid. El 21 de septiembre de 1957, hace ahora 60 años, el BOE publicó un decreto de Presidencia del Gobierno para frenar los “asentamientos clandestinos” en la capital: “La afluencia constante a Madrid de familias procedentes de otras capitales y pueblos de la nación carentes, por lo general, de medios económicos, sin profesión determinada ni domicilio en que recogerse, lleva consigo una sistemática construcción de chabolas, cuevas y edificaciones similares en el extrarradio de la población, ocupando terrenos lindantes con importantes vías de comunicación e incluidos en planes urbanísticos aprobados o en proyecto”, arrancaba el texto del Gobierno.

Personas no gratas

“El decreto prohibió la entrada en Madrid de las familias que no contasen con vivienda (y en las estaciones de ferrocarril, la policía devolvía al lugar de origen a quien no tuviese domicilio) al tiempo que se aprobó otro, dictando normas para impedir el asentamiento clandestino, derribando chabolas y devolviendo a sus habitantes a su lugar de origen”, cuenta Carlos Sambricio en ‘Madrid, vivienda y urbanismo: 1900-1960′.

lunes, 14 de mayo de 2018

TERESA CLARAMUNT - MILITANTE ANARQUISTA Y FEMINISTA


Teresa Claramunt   militante anarquista y feminista
 El 4 de junio de 1862 nace en Sabadell (Barcelona, ​​España), en una familia obrera, la obrera textil, militante anarquista, anarcosindicalista y feminista Teresa Claramunt y Cruces. Como trabajadora del ramo textil participó en la «Huelga de las siete semanas» de 1883, que movilizó a miles de obreros y de obreras del textil en Sabadell para reivindicar un aumento de sueldo, la jornada de ocho horas y mejoras laborales . Claramunt organizó un grupo anarquista en el barrio en 1884, influida por el ingeniero Tárrida del Mármol. El 26 de octubre de 1884 las obreras del textil de Sabadell, reunidas en el Ateneo Obrero, deciden integrarse en la Federación de Trabajadores de la Región Española y eligen Teresa como secretaria. En 1885 asistió a Barcelona el Congreso Comarcal de Cataluña. Entre 1888 y 1889 tuvo que exiliarse en Portugal.
A principios del año 1891 se instala en el barrio barcelonés de Gracia. En 1892, con Ángeles López de Ayala y Amalia Domingo, creará la Sociedad Autónoma de Mujeres de Barcelona, ​​primera sociedad feminista del Estado. En 1896, sin embargo, vivía con su marido Antonio Gurri en Camprodon donde se habían trasladado por razones de trabajo. El 7 de junio de ese año estalla una bomba al paso de la procesión de Corpus por la calle Cambios Nuevos de Barcelona, ​​atentado que causa 12 muertos y unos 35 heridos. Como consecuencia de este hecho, Claramunt y su compañero son detenidos, torturados y juzgados, junto con otros anarquistas, en el llamado proceso de Montjuïc. Conmutada la pena de muerte por la de destierro, Teresa Claramunt y Antoni Gurri marchan exiliados en Londres y luego en París y Roubaix. 1889 la hija de Claramunt y Gurri, Proletaria Libre, morirá - Teresa fue madre cinco veces, pero todos los niños murieron poco tiempo después de nacer. Retornan a Cataluña a comienzos del 1898.
 Los años siguientes Teresa Claramunt, con su nuevo compañero Leopoldo Bonafulla, residen en Gracia donde consta que tuvieran domicilio en la calle Bonavista, en la calle Argüelles, número 11 (hoy Teruel), y Mariana Pineda, 5. En la villa desarrolla numerosas actividades de tipo feminista, sindicalista, de libre pensamiento y anarquista. Entre otras entidades colabora con Amalia Domingo Soler en el Círculo Espiritista "La Buena Nueva» de Gracia. En 1901, junto con su compañero Leopoldo Bonafulla, funda el periódico El Productor, y colabora en diversas publicaciones (La Anarquía, La Tramontana, La Revista Blanca, El Rebelde, El Porvenir del Obrero y, incluso, en la inglesa Freedom). En el gran mitin obrero del Circo Barcelonés del 16 de febrero de 1902 hizo un llamamiento de solidaridad con los huelguistas de ramo metalúrgico, que fue uno de los factores básicos de la gran huelga general de Barcelona entre el 17 y 24 de febrero de 1902. Este año hizo una gran gira propagandística por Andalucía, que termina con su detención en Ronda y posterior expulsión de Málaga. Durante los años sucesivos participó en numerosos mítines, giras de propaganda, etc., Mostrando siempre su gran capacidad de convocatoria y de movilización. Detenida de nuevo con motivo de los hechos de la Semana Trágica en 1909, se la confina en Zaragoza, donde contribuye a organizar el movimiento anarcosindicalista aragonés.
 Destacó en la organización de la huelga de 1911 que supuso su condena de prisión. Por mor de las palizas durante los años de prisión, se le declaró una parálisis progresiva. Su residencia se convirtió en lugar de peregrinación para la juventud anarquista y ejerció una fuerte influencia sobre los integrantes del grupo Grisol-Solidarios. Posteriormente vivió en Sevilla, con el apoyo de Antonio Ojeda cuyos hijos educaba, con la esperanza de que el clima mejorara su salud, manteniendo al mismo tiempo su activismo realizando mítines. Ya muy enferma, después del atentado contra el cardenal Soldevila el 4 de junio de 1923 en Zaragoza, la policía registra su casa, pero no la cama donde yace, que es el escondite de las armas. Volvió a Barcelona en 1924, donde vivió un tiempo en casa de Francesca Saperas, muy afectada pero para la parálisis, que lo alejó de la vida pública - en 1929 fue la última vez que participó en un mitin. Teresa Claramunt murió el 12 de abril de 1931 en Barcelona (Cataluña).
 Su entierro, el 14 de abril, que coincidió con la proclamación de la II República española, fue ocasión para una gran manifestación anarquista en Barcelona y el primer día que ondeó la bandera republicana libremente en la ciudad lo hizo en media asta por Teresa Claramunt. Propagandista y activista de primera fila de las ideas anarquistas, fiel al anarquismo puro e intransigente, contraria al sindicalismo negociador y los manejos de la clase política, escribió el libreto La mujer. Consideraciones generales sobre apoyo estado anterior las prerrogativas del hombre, publicado en Maó por El Porvenir del Obrero en 1905, donde reivindica el derecho de las mujeres a participar en la vida social, política y económica; también es autora de El mundo que muere y el mundo que NACE, obra teatral estrenada en Barcelona en 1896.
Escribió para numerosas revistas y periódicos anarquistas de la época: La Alarma, Buena Semilla, El Combate, Cultura Libertaria, Fraternidad, Generación Consciente, El Porvenir del Obrero, El Productor, El Productor Literario, El Proletario, El Rebelde, La Tramontana , Tribuna Libre, etc. Una anécdota curiosa es que durante el franquismo los censores no fueron tan perspicaces como para darse cuenta del nombre de la calle que Teresa Claramunt tiene cercano al puerto de Barcelona.

sábado, 12 de mayo de 2018

INYECCION PUBLICA MILLONARIA A LOS ASTILLEROS: ALUD DE DEMANDAS DE ENFERMOS POR AMIANTO

 
Inyección pública millonaria a los astilleros: alud de demandas de enfermos por amianto
La conocida silicosis padecida por los mineros no es la única enfermedad pulmonar derivada de la actividad industrial que ha sufrido España. Aunque trabajaban a cielo abierto, cientos de trabajadores de los astilleros y sus familias han sufrido los males del amianto, que provoca una patología localizada en el pulmón llamada asbestosis.
Ello está obligando año tras año a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) a inyectar capital público en la matriz lliquidadora de IZAR y Bazán, las antiguas sociedades públicas de construcción naval ahora en vías de extinción donde muchos empleados enfermaron por la exposición al polvo cancerígeno de asbesto.
Según recoge un informe de fiscalización publicado esta semana por el Tribunal de Cuentas, "los litigios por esta patología, que se conoce como asbestosis, han tenido un incremento exponencial desde el año 2000 en que se produjo la primera reclamación judicial, con sentencias en la actualidad desfavorables para IZAR y con indemnizaciones crecientes, que han superado en algunos casos individualmente los 400.000 euros. Los litigios abiertos pendientes de resolución al cierre del ejercicio 2013 eran 327". Estas denuncias van contra Izar y Bazán, pero también contra Navantia, sociedad también pública que se creó tras la liquidación de las anteriores y que heredó gran parte de los activos navales localizados en Cádiz, Cartagena y Ferrol.
Según destaca el órgano de fiscalización público, en las provisiones para responsabilidades y litigios de IZAR (de casi 31 millones de euros en 2013) destacan las partidas correspondientes a la cobertura de las reclamaciones judiciales de empleados de los astilleros públicos, solicitando indemnizaciones por los daños y perjuicios ocasionados al haber tenido exposición en su trabajo al amianto, sustancia cancerígena cuyo uso y comercialización fueron prohibidos en España en 2001.
Pese a las numerosas sentencias que han ido condenando a los astilleros públicos a indemnizar a sus trabajadores, en 2016, último año en el que IZAR ha hecho balance, aún mantenía una provisión superior a los 16 millones de euros para cubrir este tipo de contingencias legales. Aunque desde la SEPI aún no ofrecen el acumulado de reclamantes actual, cada año han tenido que seguir aportando capital para hacer frente a las demandas de los enfermos por el amianto.
En las cuentas de 2013 el auditor de IZAR, PwC, mostraba "especial preocupación" por las demandas por asbestosis que "se multiplicaban al extenderse a todas las áreas geográficas en que estuvieron presentes los antiguos astilleros públicos". En 2014 señalaba que "entre los litigios laborales apuntados, los de mayor relevancia a futuro son los derivados de las reclamaciones por asbestosis, tanto por su incremento en términos absolutos como por los riesgos económicos asociados, unido a las dificultades de defensa para IZAR dada la antigüedad de su origen y su contexto".
Ese año tuvo que aportar más de dos millones de euros para atender las demandas de ese ejercicio. La situación iba a complicarse en 2015, cuando la dotación para cubrir demandas relacionadas con el amianto ascendió a más de nueve millones de euros. Al año siguiente, 2016, la aportación de capital para cubrir demandas superaba los diez millones de euros. El auditor seguía expresando en su memoria de cuentas su estado "preocupado por el incremento en términos absolutos por las reclamaciones por asbestosis".
Las aportaciones a los astilleros para hacer frente a las reclamaciones de los empleados enfermos por amianto han ido creciendo cada vez más año a año
Durante estos años, las sentencias de condena contra Navantia, Izar y Bazán no han parado. Estas procedían no solo de los trabajadores de los astilleros sino en muchos casos de sus familiares, dado que el impacto del amianto también podía llegar a contagiarles. Las sentencias —casi todas del lado de los afectados— entienden en su mayoría que los Astilleros Españoles no tomaron las suficientes medidas de protección de su plantilla pese a que conocían los riesgos del polvo de amianto sobre la salud.
Muchos de los afectados por asbestosis acabaron sufriendo muertes prematuras por cáncer de pulmón derivado de su exposición al polvo de amianto. En España se estima que más de 80.000 personas han sufrido asbestosis, de los que 50.000 han muerto ya o lo harán por esta causa. Los astilleros fueron fuente de afectados.
 
Pese a que han pasado décadas de muchos de estos casos, el problema sigue vigente. El Instituto Nacional de Seguridad en el Trabajo confirmó el pasado mes de abril dos nuevos casos de asbestosis en Metro de Madrid, después de que ya en diciembre de 2017 se detectara otro caso.
 la foto no pertenece al articulo

EL VALLE DE LAS VERGUENZAS


EL VALLE DE LAS VERGUENZAS
Extraído del periódico CeNiT  31-Marzo.1998 nº 722
Por la Sierra de Guadarrama, hace siglos se marcaron dos rutas. A la izquierda, la de los Asturias, que descendía en El Escorial. A la derecha, sobre la esmeralda del campo, la de los Borbones. Hace bastantes ya, después de la sublevación militar-clerical-falangista – 18 de Julio de 1936 – se abrió paso en medio de ellas, como empujando la negra historia de España. La idea es que, con el tiempo se le “llamó la tumba de Franco”. La nueva ruta, bajo el firmamento claro, conduce al Valle de los Caídos…
“El macabro Franco” inicialmente, al parecer, pensó construir allí su tumba. Un mausoleo hecho a la medida para césares o reyes, que superara en boato y grandeza a la blanca parrilla que evoca el martirio de San Lorenzo del patrón de Gratallops – Alto Priorato – El Escorial, levantado por Felipe 2º. Después por lo visto, reflexionó… Era demasiado… Dijo entonces que la construcción sería el camposanto de los “caídos” durante la Guerra Civil que él mismo provocó y llevó hasta las más extremadas consecuencias, a la cual bautizó de “Cruzada de la Liberación”. Después, “el todo poderoso” Franco volvió a reflexionar y agregó que, sería panteón de todos los españoles muertos en la “cruzada”.
La obra material, cuando yo la vi aún no estaba concluida del todo. Faltaba poca cosa. No obstante, se podía adivinar ya, y “admirar” la enorme cruz hueca que remataba la iglesia. Seguramente es la cruz mas alta que se conoce en el mundo. De sus brazos brotaba la música del coro, que nace a varios metros abajo y desaparece al viento sus notas y sus cantos litúrgicos cargados de humo de “butafumeiro” santiaguense compostelano…
Cuando el visitante se aproxima al sitio, desde lejos puede oír el canto del Valle de las Vergüenzas, imponente, triste y lánguido… Como si toda España franquista llorara por “sus “ muertos… lomando la idea inicial del “caudillo” (por la “gracia de dios”, como dicen algunas monedas en circulación) se diría que es el mayor monumento que se ha levantado a la vanidad humana y a la prepotencia a un tirano. El enano “generalísimo” debió soñar en las pirámides de Egipto, en las tumbas faraónicas de las riberas del Nilo, en el Tamojal de la hambrienta y depauperada India… ¡Pensó superarlos…! El Escorial era poca cosa para él…
Las bóvedas son fastuosas, los pisos de mármol, las maderas ornamentales, todas labradas por talladores seleccionados; las puertas debieron lograrse por pinos o robles gigantescos. El costo, desde luego, fantasmagórico, incalculable… Sólo un país que ya no tiene nada que realizar, un país que no tiene problemas con que luchar, podría darse tales lujos, hacer estos derroches, al finalizar la contienda armada, con más de un millón de muertos en su haber de asesinos apoyados por las potencias bélicas mas incruentas de Europa y resto del mundo. En esa época a España le faltaba carreteras, obras sanitarias, electrificación publica, escuelas, bibliotecas, y numerosas otras cosas básicas para un país en ruinas. Pero, la voluntad del “caudillo” era intachable, él afirmaba y opinaba y era intocable y se imponía sobre cualquier otra opinión que pudiera tener el martirizado pueblo español. Para no apartarse del periodo de “opulencia” franquista, Franco no se apartó un ápice de su línea de mesiánico peligroso, mezcló a los obreros constructores con los esqueléticos presos políticos. Y allí dejaron muchos sus vidas por un ruin salario “redentor”, doloridos por el frio y el helado viento del Guadarrama que soplaba sin entrañas sobre los cuerpos de los esclavos que Franco disponía con crueldad. A todos esos “rojos” seguro que se les enterrará, seguro, en la grandiosa tumba en el Valle de los Caídos.
El Escorial comenzó a edificarse en Abril de 1563. Pero la primera piedra el rey don Felipe, y aun tuvo tiempo colocar la última, en 1584. En el acta de su fundación quedó asentada el deseo del monarca para construir ese monumento en honor de su padre Carlos V aquel que dijo: “En mis dominios no se pone el sol”.
… Así vemos que Felipe II rendía tributo a sus progenitores y al mismo tiempo preparaba, con gran pompa su sepultura. Pero antes de morir, en 1597, también reflexionó. Y pensó que además de sus padres y de él, debían de ser llevados allí los cuerpos “de sus sucesores, por allí desfilaron nuestras animas y asi nuestra conservación de nuestro espíritu de nuestro Estado Real…” Felipe creyó, como han pensado muchos, que a grandes pecados, grandes monumentos terrenales, precisa elevar al cielo limpias oraciones. Y que a sus “salvadores” les harían mucha falta las plegarias. A partir de entonces, El Escorial se convirtió en panteón de reyes. Andando el tiempo crece y es Palacio, Monasterio, Museo y Basílica, y Congresos… al mismo tiempo.
Hace algunos años llegó al Escorial un extraño huésped; el cuerpo de José Antonio Primo de Rivera, el fundador de la Falange Española a quien los republicanos antifascistas fusilaron en Alicante, lo mismo diremos, que, los falangistas de Granada asesinaron al gran poeta y hombre que ni siquiera lo juzgó ningún Tribunal Jurídico de Justicia, nos referimos, claro está a Federico García Lorca.
El ex oficial legionario de Franco, dispuso “por su cuenta y riesgo” que los huesos de José Antonio fueran sepultados al pie del altar mayor del templo de los reyes. Un fraile de verdad, de carne y hueso, incluida su típica vestimenta, me dijo: mientras veía la plancha de mármol donde se grabó su nombre, que José Antonio sería trasladado en fecha próxima al Valle de los Caídos. En realidad nada tiene que hacer en El Escorial.
El “generalísimo” homenajeó tanto al fundador y Jefe de su propio jonsenista que les cambió a la Gran Vía de Madrid y a la Diagonal de Barcelona, sitios característicos y populares. Pero, ni en un caso, como el otro, la gente jamás se acostumbró llamar a la Gran Vía con el de José Antonio, ni a la Diagonal, tampoco con la del Generalísimo… que yo sepa, nada hay en la España actual todavía que recuerde, oficialmente, ni a Federico García Lorca, ni al luchador anarquista Buenaventura Durruti; pero esto tampoco importa demasiado ahora. Porque la obra literaria ha recorrido culturalmente y artístico en todos los idiomas. Porque el poeta Federico García Lorca… y nuestro Buenaventura Durruti, sin lugar a dudas, están por encima de toda la chapuzaría politiquera, puro relleno y sin valor humano.
Entre Madrid y Toledo el polvo persistente ha encanecido los caminos. A lo largo de la ruta, a uno y otro lado, los sembradíos eclipsaron su verde con el polvo que arroja continuamente sobre ellos el viento secular de Castilla la Vieja… La ciudad parece desde lejos una historia de príncipes y hadas, mejor dicho, una estampa venida de la Edad Media. Los montes donde se levanta y los que le rodean son restos de la Cordillera Oretana que después se pierde en los confines del territorio cuyo nombre glorioso y sus maltratados de nuestro estimado Miguel de Cervantes puso en labios del mundo entero; La Mancha…
Cuando se habla de Toledo tiene que pensarse en el genio de la pintura; el Greco. Y dejó lo mejor de su obra. Y se sabe de gentes, de ayer y de hoy, que han recorrido medio mundo con la sola esperanza de clavar los ojos sobre “el entierro del Conde de Orgaz”.
El Greco floreció en Toledo como las plantas cultivadas en su jardín. La que fue su casa ya no existe, pero los responsables españoles fabricaron otra que enseñan a los turistas como autentica. En ella se guardan cosas que pertenecieron al artista universal; toscas mesas que al tiempo ha respetado, algunos utensilios de cocina, una cama del siglo XVI y así por el estilo… No es este mi papel que nos recuerde al genio; ni una paleta rota donde algún día se pegaron los colores que utilizó su mano creadora. De todas maneras, es la casa del Greco. No importa que nunca la haya visto. Al menos simbolizan paso por la tierra toledana.
Por curiosidad visité la Catedral de Toledo, observé que sobre las lapidas que cubren los restos de varios cardenales españoles sepultados a lo largo de las naves del templo, cuelgan allí las capas purpúricas y los ribetes que en vida usaron que sostienen del techo prendidas de un alambre, allí han permanecido años y siglos, sin que se sepa que alguna vez se hayan desprendido.
Capas y ribetes, que el tiempo ha desteñido, lucen polvorientos, pero se veían bien conservados. Vi acercarse hacia mí un cura joven de una redonda e hipócrita sonrisa. Como, por curiosidad, tenía interés, me acerqué a él y le pregunté sin más; si sabía que alguna vez, que cualquiera de una de esas prendas, librándose de sus amarraderas, hubiese venido abajo, quiero decir, al suelo, alguna de ellas. El cura me sonrió con cierta malicia, con esa malicia sana, franca e ingenua  de las gentes de los pueblos de Castilla y, sin pensarlo nada me dijo. “No que yo sepa, y además, hay sobre este punto, una “conseja”… Iba a marcharme ya, pero al decirle que ignoraba aquello de la “conseja” se detuvo y reiteró: “Si la capa y el ribete caen al suelo, luego el Cardenal Plá y Daniel, sube al cielo…” algo mas dijo, en esta misma catedral, que es un gigante de piedra de granito pelada, sobre la Sierra, también de piedra pelada, nos ha llamado la atención; muy cerca de la espada del rey Fernando III, hay otra espada puesta allí en piedra reciente. Fernando III, hacia el siglo XIII, puso las bases e inició lo que podía llamarse el esplendor de Castilla. La Iglesia dice que predicó el amor contra el odio, la virtud contra el crimen, la paz contra la guerra; la otra espada de que hablamos, tuvo un dueño único, absoluto, que hizo el “honor” a España y a su historia maltrecha y vestida de harapos zurcidos carnavalescos, y, sobre todo, para domarla, ordeñarla y domarla, para que se conservara cerca de la espada de Fernando III.
Esa otra espada la donó, ni nada más ni nada menos que el mismísimo “macabro del Pardo” el más sanguinario, criminal que parió el periodo más reaccionario y atrasado de la historia de la España negra… Y ese monstruo de sete escalofriante capitulo no fue otro que, el que se hacia llamar con el nombre de Francisco Franco Bahamonde, el “Caudillo” por “la gracia de dios” y el poder omnipotente del “patrón” de España, Santiago compostelano, “arquitecto” y creador en exclusive del Valle de las Vergüenzas, enclavado cerca de Madrid y la Sierra de Guadarrama y del Escorial levantado por Felipe II.
 
Ramón Sentís Biarnau

jueves, 10 de mayo de 2018

3ª PEGADA CARTELERIA POESIA SOCIAL Y DE VIDA


3ª PEGADA CARTELERIA POESIA SOCIAL Y DE VIDA
En el día de hoy el Sindicato de Oficios Varios de la CNT-AIT de Puerto Real y la Biblioteca “José Luis García Rúa” ha llevado a cabo la tercera pegada de cartelería de la campaña de Poesía Social y de Vida.
A las 11 de la mañana y como estaba previsto la comisión formada por cuatro compañeros del Sindicato para la pegada, se desplazó desde nuestra sede sindical en la calle San Francisco 18 hasta la calle de la Plaza donde se inició el trabajo y que finalizó en la Plaza del Ayuntamiento, pasando por Sagasta, Nueva, Soledad, Ayuntamiento, Factoría de Matagorda, etc.
En esta tercera edición incluimos poesías de Gabriel Celaya “La poesía es un arma cargada de futuro”.
La siguiente pegada de esta campaña la realizaremos en la primera quincena del mes de Junio. Con antelación anunciaremos las poesías incluidas en la cuarta edición.
La CNT por principios ideológicos, es una organización totalmente autónoma y autogestionaria. No aceptamos subvenciones de organismos públicos ni privados. La ausencia de liberados y funcionarios hace posible nuestra independencia y coherencia con nuestras propias ideas. La labor formativa y cultural corresponde al propio Sindicato y a sus Ateneos. Todo se realiza y construye con el esfuerzo y el sacrificio de sus militantes, afiliados y simpatizantes. Y… en ello persistimos.
Sindicato Oficios Varios CNT-AIT  Puerto Real
Biblioteca “José Luis García Rúa”
Mayo 2018

martes, 8 de mayo de 2018

CARTA DE DURRUTI DESDE LA CARCEL 1933


Carta de Durruti desde la cárcel (1933)

El 13 de septiembre Durruti, Ascaso y Combina, junto a varios compañeros, fueron trasladados a Sevilla para ser juzgados en aplicación de la Ley de vagos y maleantes de la Segunda República, con gran indignación de todos ellos, que consideraban como un insulto ser juzgados por vagos, porque toda su vida habían vivido del fruto de su trabajo.

Por Agustín Guillamón

El domingo 2 de abril de 1933, Durruti, Ascaso y “Combina” habían sido detenidos en Sevilla, a la salida del Congreso Regional de Andalucía y Extremadura. El argumento esgrimido para justificar la actuación policial era éste: “como responsables de los conceptos delictivos que emitieron en el mitin de clausura”[1], esto es, un delito de opinión, que atentaba contra la más elemental libertad de expresión de las personas.

El domingo 9 de abril, en Barcelona, los más destacados dirigentes de Estat Català (EC) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), reunidos en el homenaje al fascista Josep Dencás, entonces Consejero de Sanidad, consideraban que las detenciones de Sevilla habían descabezado a la Federación Anarquista Ibérica (FAI) y que esta organización podía darse como extinguida. Tales declaraciones tomaban los deseos por realidades, como suele ser habitual entre los mandos del aparato represivo burgués, cuando pretenden reducir complejas y profundas cuestiones sociales y políticas a puntuales o habituales problemas de “terrorismo” y orden público, individualizadas además en algunos líderes o cabezas de turco. Josep Dencás había sido uno de los principales fundadores y promotores, con los hermanos Badía, de los escamots fascistas e independentistas de las JEREC (Juventudes de Esquerra Republicana-Estat Català).

Buenaventura Durruti, Francisco Ascaso y Vicente Pérez “Combina”[2] fueron encarcelados en el penal de Santa María (Cádiz), tras pasar algunos días en la cárcel de Sevilla.

En ese penal Durruti escribió una carta a su familia en la que destaca su definición de patria como “conjunto de propiedades” y la oposición que hace entre guerra imperialista y guerra social, entendida como sinónimo de lucha de clases. La mayor parte de la carta está dirigida a su hermano Pedro, en un intento de ayudarle a profundizar en el análisis de la guerra, puesto que Buenaventura consideraba que Pedro no lo había enfocado adecuadamente en un artículo publicado recientemente en la prensa.

En la carta cabe destacar algunos puntos que inciden en la biografía de Durruti:

1.- Su permanencia durante un año en París durante la Gran Guerra.

2.- Su relación con Pío Baroja, que lo visitó en prisión, posiblemente interesado en el contacto y conocimiento directo de un hombre de acción como Durruti.

3.- El trato discriminatorio y vejatorio de las autoridades republicanas respecto a los militantes anarquistas, que impedía la menor colaboración o entendimiento del movimiento anarcosindicalista con las autoridades de la Segunda República.

A continuación, reproducimos íntegramente esa carta:

“Puerto de Santa María, 3 de junio de 1933[3].

Querida madre y hermanos.

CASO ALMERIA: LAS VERGUENZAS DE LA TRANSICION


Caso Almería:  las vergüenzas de la Transición
La justicia y la memoria tienen asuntos pendientes con la llamada Transición española. Uno de los más significativos –y sombríos – es el que tiene que ver con Luis Cobo Mier, Luis Montero García y Juan Mañas Morales. En la madrugada que transcurre entre los días 9 y 10 de mayo de 1981 se gesta el conocido como Caso Almería. Esa noche son arrestados por la Guardia Civil en la localidad de Roquetas de Mar estos jóvenes trabajadores residentes en la provincia de Santander (aún Cantabria no disponía de Estatuto de Autonomía) cuando, al parecer, son erróneamente reconocidos en el transcurso de su viaje de Santander a Almería como militantes de ETA.
"Mi querida familia, ante el respeto que merecen me dirijo a Vds. para contarles el hecho siguiente respecto a las extrañas circunstancias de la desgracia de buestro (sic) hijo y compañeros que fallecieron en manos de los asesinos de la Comandancia [de la Guardia Civil] de esta localidad". Así comenzaba una carta anónima escrita por un agente del cuerpo policial militarizado que fue remitida a la familia de Mañas Morales tres años después del asesinato de los tres jóvenes y en la que daba cuenta de las torturas y la forma en la que once guardias civiles acabaron con los trabajadores.
Los motivos y las circunstancias del viaje
Juan Mañas tenía 24 años, era almeriense de Pechina, pero llevaba varios años trabajando en la FEVE, destinado en Santander. Luis Montero –33 años, trabajador de FYESA y miembro del PCE y CCOO – y Luis Cobo –28 años y trabajador de ACERIASA – eran buenos amigos de Juan, quien los invitó a la primera comunión de su hermano menor, Francisco Javier, que se iba a celebrar en su localidad natal el domingo 10 de mayo.
Las "extrañas circunstancias" de las que escribía el agente sin nombre comenzaron el 7 de mayo cuando, después de salir de sus respectivos trabajos, los jóvenes emprendieron su viaje, en un SEAT 127, matrícula de Santander, con la intención de hacer noche en Madrid, en un piso que le había prestado un amigo a Luis Cobo. Ese mismo día por la mañana se produjo en la capital un atentado de ETA sobre el vehículo en el que viajaba el general Joaquín de Valenzuela, Jefe del Cuarto Militar del Rey, dejándolo malherido y matando a los tres militares que iban con él.
Inmediatamente, las fuerzas de seguridad del Estado montaron los dispositivos oportunos para la detención de los militantes de ETA sospechosos de participar en la acción. Se sospechaba de José María Bereciartúa y José León Mazusta, apoyados por un tercer integrante del comando al que se conocía por Goyenechea Fradúa. En la prensa aparecieron publicadas las fotografías de los dos primeros junto con la de José Andrés Izaguirre Gogorza, 'Gogor', del que se sospechaba que estaba al frente del comando. De Goyenechea Fradúa, al parecer, no existían fotografías.
Los jóvenes santanderinos ya eran conocedores de lo sucedido en Madrid, pero arribaron a la capital sin incidentes reseñables, salvo por algunos problemas que les estaba dando el automóvil y que hicieron que, a la mañana siguiente, antes de continuar su viaje, se detuvieran en un taller cercano a la vivienda en la que habían pernoctado. No obstante, continuaron su viaje hasta que, en una localidad manchega, El Provencio, la avería se hizo patente. Se detuvieron en el primer taller que encontraron y allí decidieron dejar el coche para su reparación. El mecánico les acercó en su coche a la estación de ferrocarril de Villarrobledo, desde donde viajaron a Alcázar de San Juan para intentar un enlace con el tren de Andalucía.
Cuando llegaron a la estación comprobaron que el siguiente tren no salía hasta las cuatro de la madrugada, así que decidieron alquilar otro coche. En las afueras de la estación preguntaron a unos taxistas y a gente que pasaba por allí por una casa de alquiler de coches. Les informaron de que solamente había en la localidad de Manzanares, a unos cuantos kilómetros. Así, tomaron un tren que iba a Manzanares y, finalmente, Luis Cobo alquiló a su nombre un Ford Fiesta con matrícula de Ciudad Real. Con él llegaron a su destino en Pechina ya entrada la noche.
El periplo por tierras manchegas en pos de una conexión para proseguir su viaje a Andalucía exaltó la fantasía y el fervor patriótico en algunas de las personas con las que habían hablado. Una de ellas, al día siguiente, 8 de mayo, tras ojear el periódico y observar las fotografías de los etarras a los que se atribuye el atentado contra el general Valenzuela, creyó reconocer en los jóvenes de Santander a dichos militantes vascos. Buscó la anuencia y corroboración de otros y decidieron denunciar a la Policía y a la Guardia Civil sus conjeturas.

domingo, 6 de mayo de 2018

GABRIEL BUADES PONS - FUSILADO EN INCA


Gabriel Buades Pons – fusilado en Inca
 El 6 de mayo de 1903 nace en Inca (Mallorca, Islas Baleares) el anarcosindicalista Gabriel Buades y Pons, conocido como Biel de can Sot o Biel Sot, y como Enjolras en la prensa libertaria. Era hijo de una familia numerosa campesina, de can Sot - él era el tercero de siete hermanos -, y sus padres se llamaban Gabriel Buades Bisellach (de can Sot de Inca) y Francisca Pons Mateo (de can Calet de Lloseta ). Hacia los ocho años comenzó a trabajar como aprendiz de carpintero en un taller vecino de su casa y cuando tenía 14 años entró como aprendiz de zapatero en el taller de Can Misseta, oficio que desempeñará el resto de su vida. Como militante anarcosindicalista, entre febrero y abril de 1919, participó activamente en las protestas y la huelga general contra la falta de subsistencias en Inca. 1921 figuraba como suscriptor de Cultura Obrera, semanario anarcosindicalista editado en Palma.
 En 1926 fue detenido por «agitador revolucionario» y cerrado unos días. En 1929, huyendo de la represión desencadenada por la dictadura de Primo de Rivera, se exilió en Francia e hizo de zapatero en un taller de los hermanos Llobera Pujol, en la calle Constantinopla, cerca de la plaza Clichy y el Arco del Triunfo parisino - una hermana de estos, Margarita, se convertirá con el tiempo en su esposa. Sin estudios, se formó de manera autodidacta - enseñó su hermana Aina a leer y escribir - y en París aprendió el francés, leyó los clásicos del anarquismo (Proudhon, Bakunin, Kropotkin, Faure, etc.) Y se aficionó a la literatura social ya la filosofía (Víctor Hugo, Russeau, Cervantes, Goethe, Kant, Ibsen, Nietzsche, etc.).
En 1931, con la proclamación de la II República española, regresó a su isla natal. El 15 de noviembre de 1931 se casó con Margarita Llobera Pujol a la ermita del Puig de Santa Magdalena de Inca. Afiliado a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), trabajó de zapatero solo para Can Gil. En estos años colaboró ​​- hasta abril de 1932 bajo el seudónimo Enjolras, como el personaje de Los Miserables, de Victor Hugo - en diferentes publicaciones libertarias, como Adelanta, Avance, Cultura Obrera, Fructidor o La Revista blanca, sobre todo con artículos sobre la situación obrera, el paro, la denuncia del Poder (Iglesia, Estado, Ejército, democracia burguesa republicana, etc.), la revolución social, la cultura como herramienta revolucionaria, etc. Fue íntimo amigo del escritor anarquista inquer Miguel Beltran Alomar. El 2 de marzo 1932 fue nombrado secretario de la Sociedad Obrera «La Justicia», poderoso sindicato zapatero de Inca. En 1934, a raíz de los hechos revolucionarios de octubre de ese año en Asturias, fue detenido unas horas.
 En 1935 fue uno de los fundadores de la «Ateneo Cultural Inquense», centro obrero bastante completo instalado en el piso de arriba del local de «La Justicia», con café, biblioteca, compañía teatral («La Estrella»), corazón musical, etc., del que fue elegido presidente y donde impartía clases a los obreros analfabetos. A raíz del levantamiento fascista, el 19 de julio de 1936 fue detenido con sus hermanos Francisco, también libertario, y Bartolomé. Procesado, pasó por varios centros de detención (barco prisión Jaime I en el puerto de Palma, Can Mir y presidio del Claustro de Santo Domingo de Inca); su caso fue sobreseído en dos ocasiones, pero un juez revocó estas sentencias y el 12 de marzo de 1938 fue juzgado en consejo de guerra en la Escuela de Artes y Oficios de Palma, sin que ellos estuviera presente, y fue condenado a muerte por «adhesión a la rebelión».
Gabriel Buades Pons fue fusilado el 2 de julio - muchas fuentes citan erróneamente el 22 de julio - de 1938 a las tapias del cementerio de Inca (Mallorca, Islas Baleares); dejó viuda y un hijo, Gabriel (Lito). Desde 2003 existe un Ateneo Gabriel Buades en Inca en su memoria. En 2005 su familiar Joan Buades Beltran publicó la biografía Gabriel Buades y Pons. Polen libertario (Inca, 1903 a 1938).

miércoles, 2 de mayo de 2018

CNT-AIT DE ALBACETE ORGANIZA CHARLA SOBRE LOS ACCIDENTES LABORALES


CNT-AIT, Albacete: charla "El trabajo mata, las Mutuas rematan"

¡¡Seguimos!! Desde el Sindicato de Oficios Varios de Albacete de la CNT-AIT os invitamos a la Charla que vamos a organizar el próximo sábado 19 de Mayo a las 19:00h. junto a varios compañeros del SOV de Madrid y del Grupo de Trabajo Accidentes Laborales.

La charla se titula "El Trabajo Mata, las Mutuas Rematan". La conferencia se llevará acabo por una compañera del SOV de Madrid en el que nos expondrán en qué ha consistido su campaña sobre Terrorismo Patronal. El acto se realizará en nuestro local de CNT-AIT Albacete, C/ Ecuador 26.

 Estamos seguros que contaremos con un gran acto, donde se pondrán en cuestión los grandes mitos del sistema capitalista, en un mundo donde el capitalismo exige a la clase trabajadora un tributo de sangre que le cuesta la vida a más de 2.000.000 de personas al año en todo el mundo, en siniestros laborales.

 ¡¡EL TRABAJO MATA, LAS MUTUAS REMATAN!!


CNT-AIT  ALBACETE


GABRIEL NEIRA ESPEJO - ANARCOSINDICALISTA DE ARCOS


Gabriel Neira Espejo – anarcosindicalista de Arcos
 El 1 de mayo de 1913 nace en Arcos de la Frontera (Cádiz, Andalucía, España) el anarcosindicalista Gabriel Neira Espejo. Estudió con los salesianos de su pueblo. Carpintero de profesión, fue secretario de la Sección de Carpinteros del Sindicato de Construcciones y Afines de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) de Arcos de la Frontera, donde desarrolló tareas orgánicas en su junta directiva.
Cuando el golpe militar fascista de julio de 1936, hacía poco que había terminado el servicio militar y tuvo que huir por los campos ante la posibilidad de ser militarizado por el ejército franquista. Luchó en la guerra civil como comisario de compañía en el II Batallón «Ascaso» de la 149 Brigada Mixta del Ejército Popular de la II República española, compañía conocida como «La Pana», ya que todos los milicianos iban vestidos con este tejido. En 1939, con el triunfo franquista, pasó a Francia y fue internado en los campos de concentración de Saint Cyprien y Barcarès; posteriormente fue enviado a una Compañía de Trabajadores Extranjeros (CTE) para trabajar en las fortificaciones de la «Línea Maginot».
 Durante la primavera de 1940 fue hecho prisionero por las tropas alemanas y enviado al Stalag XI-B en Fallingbostel (Baja Sajonia, Alemania). El 8 de septiembre de ese año fue deportado al campo de concentración de Mauthausen (Alta Austria, Austria) con la matrícula 4.387. El 5 de mayo de 1945 el campo fue liberado y repatriado en Francia se instaló en Izeaux (Delfinado, Arpitan), donde militó en la Federación Local de CNT. Poco después se casó y trabajó de ebanista en la fábrica Allimand de Rives (Delfinado, Arpitan). Tuvo dos niños.
Diabético, Gabriel Neira Espejo murió el 27 de enero de 1988 en el hospital de Grenoble a causa de una crisis cardíaca.

lunes, 30 de abril de 2018

PEDRO LOPEZ CALLE - DEL GRUPO LIBERTARIO HERMANOS UNIDOS


PEDRO LOPEZ CALLE – DEL GRUPO LIBERTARIO HERMANOS UNIDOS

El 25 de abril de 1902 --algunos citan erróneamente 1899 y 1904-- nace en Montejaque (Málaga, Andalucía) el anarcosindicalista Pedro López Calle. Hijo de una familia anarquista, cuando tenía 17 años ya hacía discursos. En esta época sufrió persecuciones y conoció las conducciones a pie de los detenidos y las prisiones. En 1917 asistió como delegado del grupo libertario «Hermanos Unidos» de Montejaque a la reunión de constitución de la Federación Regional de Grupos Anarquistas de Andalucía, celebrada a Morón, y en 1919 fundó en esta ciudad sevillana, con su gran amigo Antonio Rosado López --ambos pertenecían a la misma logia masonica--, Juventud Rebelde, órgano de expresión de esta federación. En 1922 también representó «Hermanos Unidos» en la reunión anarquista del Arahal. En los años de la dictadura de Primo de Rivera continuó en la lucha y envió dinero pro-tomados a La Revista Blanca.

Durante la II República española, con el visto bueno de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y para evitar el triunfo derechista, hizo de alcalde en dos periodos y fue admirado en toda la zona (Marbella, Estepona, Serranía de Ronda, etc.). A finales de agosto de 1933, cuando era alcalde de Montejaque, fue detenido por orden del gobernador de Málaga, acusado de complicidad de haber provocado incendios en las montañas municipales de este pueblo. Con el levantamiento fascista de julio de 1936 y cuando se proclamó el comunismo libertario en Montejaque, fue el primero en poner su capital a disposición de la CNT.

Después se hizo cargo de las milicias confederales de Ronda y comandó el Cuerpo de Milicias --después «Columna Pedro López»-- acantonado en San Pedro de Alcántara que llegó a controlar la comarca sur occidental de la Serranía de Ronda y que impidió durando todo el año 1936 que las tropas franquistas llegaran a la costa --eran conocidos como «Los amos de la Sierra». En noviembre de 1936 intervino en el gran acto confederal de Málaga y cuando esta capital cayó a manos fascistas, se replegó con sus tropas hacia Motril y en Almería. Después, con su hermano Bernabé, combatió en la 61 Brigada --nombre que tomó su columna a raíz de la militarización-- al Jarama. Más tarde hizo de comisario en la División de Levante del Ejército republicano.

El marzo de 1939 fue detenido por la reacción comunista, pero consiguió huir. Hasta el final de la guerra fue secretario de Defensa del Comité Nacional de la CNT. Con el triunfo franquista, cruzó los Pirineos y fue encerrado en varios campos de concentración. Después pasó a América (Venezuela, Ecuador y México). En 1946 formó parte de la Agrupación de Estudios Sociales de México, partidaria de la CNT del Interior. Durante un tiempo residió en Orán (Argelia) y en Casablanca (Marruecos) como enlace de la guerrilla anarquista que actuaba en la Serranía de Ronda encabezada por su hermano Bernabé. Después de la muerte del dictador Franco, en 1976 se estableció en Algeciras. Pedro López Calle murió repentinamente el 18 de julio de 1977 en Algeciras (Cádiz, Andalucía) mientras jugaba a ajedrez y fue enterrado en Montejaque. Encontramos artículos suyos, muchos firmados bajo el pseudónimo Porvenir de Amor, en Acción, Juventud Rebelde y El Miliciano (usando el pseudónimo Tonto de la Columna). Es autor de los folletos Escucha, campesino y El problema de la tierra.

domingo, 29 de abril de 2018

LA CONCIENCIA PERDIDA


LA CONCIENCIA PERDIDA
Llega un nuevo 1 de mayo. El debate acerca de la representatividad de los sindicatos y su fuerza para movilizar a la clase trabajadora es revisado por quienes hace más de 30 años se encargaban de engranar una maquinaria completamente nueva. Admiten que nada tiene que ver la fiesta del 1 de mayo con la lucha obrera. Reconocen carencias, fallos y olvidos. Aún así, siguen defendiendo la necesidad del sindicalismo.
Fernando Rufo
El día del España-Malta del año 83, Federico Pedreño y Pepe Gómez, representantes entonces de CCOO y CNT, escucharon los goles desde el calabozo de la Comisaría de Policía Nacional de la capital, inaugurada hacía apenas dos años. Era otra época, otro sindicalismo, otra fuerza. Hoy, junto con otros históricos del movimiento sindical como Francisco Arias (UGT) y Miguel Paramio (USO), no sólo reivindican aquella época. Miran hacia dentro y reconocen las debilidades de un movimiento sindical y una sociedad que en nada se parece a la de entonces.
Los orígenes
Federico Pedreño (CCOO): "Me afilié antes de que hubiera afiliación. Éramos clandestinos. El sindicalismo entonces era una cosa de valientes. En aquella época no solo te jugabas el empleo, te jugabas la libertad. Se peleaba contra el franquismo. Era una vanguardia combativa de gente joven que hoy somos nosotros, que veníamos de universidades laborales, escuelas de formación profesional como mi caso, la escuela de Las Canteras... éramos una vanguardia semiformada intelectualmente. Había un movimiento en ebullición. Todo eso dio origen a un debate dentro de la clase trabajadora y se pone en marcha el engranaje. Incluso la iglesia interviene a favor de los sindicatos. Yo asistí a la primera asamblea constituyente de CCOO en los sótanos de una iglesia en Jerez. Tuvimos que salir corriendo a una hora determinada, nos tenían vigilados. No recuerdo el año.
   Pepe Gómez (CNT) Era 1978.
CCOO. Pues por ahí. Yo era delegado en un astillero, Pepe Gómez en otro. En aquella época existía el sindicato vertical, había compañeros que estaban integrados en la estrategia del franquismo y eran verticalistas cien por cien, y había otros que no lo eran tanto y estaban para acabar con él. Aquello se dinamitó. Esos mismos fueron tomando cuerpo como sindicato libre. Empezaron a formarse las asambleas de trabajadores para conflictos concretos. Había que construir una herramienta, porque no la había.
Miguel Paramio (USO). Yo entré en el sindicalismo en el año 89 a través de Delphi. Lo hice con UGT y después con el tiempo hubo una escisión y nos fuimos con USO. Hoy estoy muy contento porque el movimiento de manifestación masiva que hemos tenido en Delphi ha sido el más fuerte después del de astilleros. Es cierto que la gente estaba muy concienciada con astilleros porque era el motor de toda la Bahía, intentaron cargárselo y siempre tuvo esa unión masiva.
Francisco Arias (UGT). Yo empecé como una lucha contra el franquismo. Fui a la primera manifestación, aún sin afiliar ni a sindicato ni a partido, pero sí tenía una inquietud junto con otros de que había que cambiar. Yo dije que esto no lo cambiaba un grupete, que hacía falta mucha gente. Creo que soy el único en mi sindicato que he sido dos veces secretario general, en Cádiz y en Cuenca, aunque cometí la torpeza de estar al mismo tiempo en el sindicato y en el partido como senador. Ya vine a Cádiz y en 1981 fui secretario general aquí en Cádiz, pero aquí ya la gente quería hablar de convenio, de su nómina. En aquella época me pasó siendo secretario general de UGT que la Guardia Civil me prohibió entrar en un pueblo de esta provincia. Usted no entra aquí, me dijo. Tenían mi coche fichado. Después me encontré mucha gente afiliada por ideología y conciencia de clase obrera, pero me empecé a encontrar gente rara, que quería trepar en el sindicato. Eso lo viví. Vinieron a hacerse con un puesto, no a medrar en el sindicato, sino para dar el salto a la política, utilizarlo como puerta giratoria.
USO: Y lo siguen haciendo
CNT: Cuando empecé en la USO aprendí cosas, colaboré con la liga comunista y me dieron coba por un tubo, me metí en todos los líos. Desde ahí empecé a cavilar y me di cuenta de que tenía que instruirme, y eso me llevó a la lectura sofocante en todos los sentidos. Dije: primero, las ideas de las demás. Y creo que sé mucho más de las ideas de los demás que de la mía propia, porque la mía es tan sencilla como la necesidad del hombre de ser libre, como que el río necesita bajar limpio. En esta sociedad todos estamos integrados en el sistema, pero eso no me quita que con pequeños esfuerzos que no se ven, hagamos cambios.
Lo que se perdió en el camino